La Policía de Nueva Zelanda publicó este jueves una lista de una treintena de víctimas mortales del ataque supremacista perpetrado el viernes contra dos mezquitas en la ciudad sureña de Christchurch, que se saldó con 50 muertos.

La relación, que contiene los nombres de 29 personas, sigue a una primera con los nombres de cinco, que se publicó la víspera y en la que aparece Mucaad Ibrahim, que con sus tres años es el más joven de todos los fallecidos en el atentado.

En la segunda lista figura Sayyad Milne, un estudiante neozelandés de 14 años que fue enterrado este jueves en el cementerio Memorial Park, en el este de Christchurch, así como Muhammed Haziq Mohd-Tarmizi, malasio de 17 años cuya desaparición había sido denunciada.

Para este jueves está previsto un entierro abierto al público, el de Haji-Daoud Nabi, afgano de 71 años que migró a Nueva Zelanda en la década de 1970 y quien salvó algunas visas durante el ataque armado a la mezquita de Al Noor.

Abdul Azis, quien se ha convertido en "héroe" de la tragedia al tirarle una máquina lectora de tarjetas al atacante en la mezquita de Linwood, haciéndole huir, recibió un homenaje espontáneo de los neozelandeses. Frente a su tienda se colocaron flores, mientras la comunidad sigue recolectando dinero para ayudarle a él y a su familia, según las fotografías publicadas por Radio New Zealand.

Del total de 50 heridos, todavía siguen hospitalizados 29, de los cuales 9 continúan graves, entre ellos una niña de 4 años que fue trasladada a Auckland, en la Isla Norte.

Nueva Zelanda se prepara para rendir tributo este viernes a las víctimas cuando se cumpla una semana del ataque atribuido al australiano Brenton Tarrant, de 28 años, mientras las mezquitas de Al Noor y Linwood abrirán sus puertas para la habitual oración de los viernes.

Tarrant, el único sospechoso de la matanza, comparecerá el 5 de abril por un cargo de asesinato ante el Tribunal Superior de Nueva Zelanda, cuyo gobierno tiene previsto modificar la ley de armas y tomar medidas para evitar la difusión de mensajes de odio en las redes sociales.