Al menos 49 muertos en el ataque terrorista a dos mezquitas en Nueva Zelanda

Personal sanitario atiende a un herido tras un tiroteo en la mezquita Masjid Al Noor, en Christchurch (Nueva Zelanda).
Personal sanitario atiende a un herido tras un tiroteo en la mezquita Masjid Al Noor, en Christchurch (Nueva Zelanda).
Martin Hunter / EFE
Según las autoridades de Nueva Zelanda, al menos 49 personas habrían muerto en varios tiroteos contra dos mezquitas en la ciudad de Christchurt, al sur de la isla. La secuencia del tiroteo, emitida en directo en redes sociales por el autor de la masacre, es aterradora. Por lo que se puede leer en las armas parece que se trata de un ataque contra la comunidad islámica. Medios neozelandeses hablan de múltiples coches por toda la ciudad cargados con material explosivo. De momento hay cuatro personas detenidas.

Al menos 49 personas han muerto y varias decenas han resultado heridas en el ataque este viernes a mediodía a dos mezquitas de la localidad de Christchurch, en la Isla Sur de Nueva Zelanda, según ha confirmado el gobierno del país.

Las fuerzas de seguridad han detenido a cuatro personas presuntamente implicadas, que no estaban fichadas y por tanto se encontraban fuera del radar de la Policía. Aunque la Policía habría discernido que uno de los arrestados no tenía en principio relación directa con los atentados.

Según un testigo, el atacante que abrió fuego en una de las mezquitas, identificado por medios locales como Brenton Tarrant, de 28 años y nacido en Australia, llevaba casco, gafas y chaqueta militar, y utilizó una escopeta semiutomática y rifle con los que realizó más de 50 disparos.

Las mezquitas afectadas son las de Al Noor, donde habrían fallecido al menos siete personas, y 41 Linwood, con más de 30 víctimas mortales.

"Tenemos una situación grave con un tirador activo en Christchurch. Continúa desarrollándose", indicó poco después de los atentados el inspector de la Policía Mike Bush. "La Policía está respondiendo con toda su capacidad para controlar la situación, pero el riesgo es extremadamente alto en este momento", añadía.

Los agentes han alertado, además, de que han hallado una bomba en el interior de un vehículo que se ha estrellado en la calle Strickland, en el sur de la ciudad. "La bomba se encuentra dentro de un Subaru beige que se ha estrellado en la calle Strickland, a unos 3 kilómetros de la mezquita de Al Noor, donde ha tenido lugar el tiroteo", recogió The Guardian. El mismo diario informaba de la detonación controlada de un paquete sospechoso en la mayor estación de tren de Auckland.

Retransmitido en vídeo por el atacante

El supuesto atacante había publicado previamente en una página web un manifiesto de 74 páginas en el que se describía a sí mismo y explicaba los motivos racistas y xenófobos del ataque.

"Solo soy un hombre blanco común, de una familia normal que ha decidido tomar una postura para asegurar el futuro de su gente", afirma Tarrant en el manifiesto. También menciona que se inspiró en Anders Brivik, que mató a 77 personas en Oslo (Noruega) en 2011. Y se dice seguidor de Donald Trump "como símbolo de la identidad blanca renovada y el propósito común".

El joven identificado como Tarrant ha retransmitido en directo 17 minutos del ataque desde que ha llegado en coche a la mezquita de Al Noor. En el vídeo se puede observar que contiene un gran arsenal de armas en el interior del vehículo y bidones de gasolina. Una vez dentro de la mezquita ha comenzado a disparar de manera indiscriminada.

En las imágenes retransmitidas en directo por el atacante se observa cómo sale de la mezquita por la puerta principal y se dirige a la calle disparando a varias personas al azar hasta llegar a su vehículo. La red social Twitter ya ha retirado los vídeos.

Alerta terrorista máxima

La primera ministra neozelandesa, Jacinda Ardern, afirmó que el asalto fue "un acto de violencia extraordinario y sin precedentes", en lo que calificó como "uno de los días más negros de Nueva Zelanda".

"Este tipo de violencia no tiene ningún sentido en Nueva Zelanda. Esto no es lo que somos", dijo Ardern en rueda de prensa. Ardern ha querido dejar constancia de que los muertos en el ataque eran parte integrante de la comunidad neozelandesa, mientras que los atacantes "no lo eran".

Las autoridades del país elevaron el nivel de alerta al máximo tras el ataque. Las fuerzas de seguridad han ordenado el cierre de todas las mezquitas por seguridad, mientras que todos los colegios y edificios públicos de Chrischurch, en la Isla Sur, también se encuentran clausurados. "Esto solo puede ser descrito como un ataque terrorista", afirmó la primera ministra, Jacinta Ardern, en una comparecencia retransmitida en directo desde Wellington, en la Isla Norte.

Por su parte, el primer ministro australiano, Scott Morrison, ha calificado los ataques de "atentado terrorista de ultra derecha y extremista". "Es claramente un supremacista blanco que ha planeado esto durante dos años", dijo un analista en seguridad a la emisora Radio New Zeland.

Condolencias internacionales

Los mandatarios de numerosos países han enviado, vía Twitter, sus condolencias al pueblo neozelandés. Entre ellos el español, Pedro Sánchez, o la británica, Theresa May. También la Reina de Inglaterra ha enviado un mensaje a las familias y amigos de los que han perdido sus vidas. El papa Francisco, por su parte, ha calificado lo ocurrido de un acto de violencia irracional.

Donald Trump, de quien uno de los asaltantes se consideraba un seguidor, ha enviado sus condolencias a las víctimas, vía Twitter: "Mis más sinceras condolencias y mis mejores deseos son para la gente de Nueva Zelanda después de la horrible masacre en las mezquitas. 49 personas inocentes han muerto sin sentido, con tantos más heridos de gravedad. Los Estados Unidos apoyan a Nueva Zelanda por cualquier cosa que podamos hacer. ¡Dios bendiga a todos!".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento