La condena, por un delito de lesiones con el agravante de alevosía, implica además la prohibición de acercarse a menos de 50 metros del domicilio del agredido, así como a comunicarse con él durante al menos cinco años y al pago de las costas procesales y de una indemnización al demandante de 13.200 euros.

Los hechos se remontan al 21 de febrero de 2018 cuando el acusado se dirigió al Teleclub de Cillamayor (Palencia) vestido de oscuro, cubriéndose la cabeza y el rostro, excepto los ojos, con un fular y un gorro negro, con la intención de agredir al regente del mismo.

En ese momento, cogió un taburete y, como su víctima no se había percatado de su presencia, le increpó diciéndole que le "iba a matar". El dueño del teleclub, que en ese momento tenía limitada la movilidad por presentar edemas crónicos en ambas piernas, se intentó esconder en una pequeña cocina del establecimiento, pero el acusado le golpeó con el taburete en la espalda y en la cabeza.

La sentencia refleja que tanto en los hechos probados como en la instrucción del caso ha quedado demostrado que el acusado conocía el local y que entró en él de manera "sorpresiva".

Consulta aquí más noticias de Palencia.