Bjork
La islandesa Björk en una imagen de archivo. 20MINUTOS.ES
Un grito de "¡Tíbet!", en pleno concierto en Shanghai, de la islandesa Björk ha desatado la furia de las autoridades del país, que han decidido reforzar aún más el 'control' sobre los productos
culturales extranjeros.

El público chino no da la bienvenida a este tipo de artistas

La cantante desafió las imposiciones del gobierno local e interpretó también el tema Declare Independence, que la censura le había prohibido expresamente. "El público chino no da la bienvenida a este tipo de artistas", ha asegurado un portavoz del Ministerio de Cultura.

Otros, antes que Björk, decidieron 'tragar' y someter su repertorio a la censura china, como los Rolling Stones en la actuación que ofrecieron en 2006. El Ministerio de Cultura tratará el caso de Björk de acuerdo con la ley y ha decidido "restringir más a las bandas extranjeras".

"Cualquier comportamiento dirigido a separar el Tíbet de China recibirá la firme oposición de las personas justas de todo el mundo", aseguró el funcionario. "La gran mayoría de artistas que han venido a China a actuar -añade- han obedecido las normas administrativas locales".