Hospital La Paz
El Hospital La Paz de Madrid.  EUROPA PRESS - Archivo

La Comunidad de Madrid se situará próximamente a la vanguardia de los tratamientos contra cánceres en la sangre en nuestro país. El Gobierno regional ha designado a los hospitales Niño Jesús, Gregorio Marañón y La Paz como centros de referencia en la región para la administración y seguimiento de terapias avanzadas ( las denominadas CAR-T ) en el tratamiento de determinados tumores hematológicos (en la sangre). De esta forma, el Hospital Niño Jesús tratará a los pacientes infantiles, el Hospital Gregorio Marañón los casos de adultos y el Hospital La Paz tratará a niños y adultos en momentos puntuales por incremento de los casos.

Ahora, la Consejería de Sanidad trasladará esta designación al Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, que será en última instancia quien decidirá la lista de centros de referencia nacionales que ofrecerán esta nueva terapia dentro del Sistema Nacional de Salud. No obstante, fuentes del departamento que dirige Enrique Escudero confirman a este diario que estos tres hospitales públicos madrileños tienen altísimas probabilidades de ser incluidos en la lista ya que se trata de centros de referencia en España.

Las mismas fuentes destacan que en la actualidad estos tratamientos solo se proporcionan en centros médicos de Estados Unidos por parte del sistema sanitario privado. El coste por paciente (incluido la hospitalización) es de 500.000 euros. 

Sanidad ya ha diseñado los formularios y los modelos de informe clínico necesarios para la evaluaciación de todos los casos. Se trata, fundamentalmente, de pacientes que padecen un tipo de leucemia o un tipo de linfoma que en ocasiones se resiste al tratamiento que habitualmente se proporciona en el sistema sanitario madrileño.

"Hay que dejar claro que el 85% de los casos de leucemia se cura y que las terapias avanzadas se dirigen exclusivamente a los casos más graves", asegura Encarna Cruz, coordinadora de la Estrategia de Terapias Avanzadas de la Comunidad de Madrid. Cruz explica que este novedoso tratamiento "parte del propio paciente" y está basado en la manipulación genética de "sustancias vivas" como células, genes o tejidos que tenemos en nuestro cuerpo. "Sirve para tratar patologías en las que los medicamentos que tenemos han fracasado", apostilla.

El procedimiento para tratar estas dolencias en la sangre podría simplificarse así: a los pacientes se les extraen células de su sangre (mediante un procedimiento llamado aféresis) para enviarlas al laboratorio. Una vez allí, esas células son modificadas de forma que puedan reconocer y combatir las células que están infectadas en la sangre del paciente cuando se las vuelvan a introducir en su organismo.

Cruz aclara que este tipo de terapias tiene importantes efectos secundarios y que esa es la clave de que Niño Jesús, Gregorio Marañón y La Paz hayan sido escogidos para acoger estos tratamientos: "Se trata de hospitales con mucha experiencia en el tratamiento de los efectos secundarios derivados de operaciones importantes, como puede ser un trasplante complejo de médula ósea".

Consulta aquí más noticias de Madrid.