Labios rojos, caras pálidas y pelo cardado: The Cure ha vuelto a Madrid

  • El Palacio de los Deportes recibió, tras ocho años de ausencia, al grupo británico que fue vitoreado por unos 15.000 entregados seguidores.
  • Las entradas se agotaron hace meses.
  • Robert Smith cerró la noche con un "I love you, thank you".
El guitarrista, vocalista y compositor del grupo británico The Cure, Robert Smith, durante la actuación en Madrid. (Alberto Martín / EFE).
El guitarrista, vocalista y compositor del grupo británico The Cure, Robert Smith, durante la actuación en Madrid. (Alberto Martín / EFE).
Alberto Martín / EFE

Hasta tres veces volvió a salir esta pasada noche al escenario del Palacio de los Deportes de Madrid el grupo británico The Cure, liderado por el emblemático Robert Smith, en un concierto de tres horas que congregó a unos 15.000 entregados seguidores ocho años después de la última cita en la capital.

Con casi todo el Palacio en pie vitoreando y mucha ropa negra entre las gradas, The Cure ofreció a sus adeptos -las entradas se agotaron hace meses- unos treinta éxitos y canciones de culto que la banda ha ido cosechando a lo largo de sus tres décadas de trayectoria.

La inclasificable banda, que se ha deslizado desde los sonidos oscuros hasta las melodías electrónicas, 'new wave' y pop, comenzó el concierto con Plainsong -como suele ser habitual en esta gira europea- y siguió con otros temas de su álbum Disintegration, como la románticas Pictures of you y Lovesong. Tras algunas canciones de culto de varios de sus últimos álbumes, llegaron las pegadizas Lullaby, Hot, Hot, Hot, Friday I'm in love y Just like heaven, que provocaron los momentos más intensos de mitad de concierto.

Smith al micrófono y la guitarra, Simon Gallup al bajo, Perry Bamonte a la segunda guitarra y Jason Cooper a la batería también dieron cabida en el repertorio a temas de su próximo trabajo, que verá la luz en mayo, como A Boy I Never new y Please Project.

Para el final del concierto, que se extendió hasta en tres ocasiones, dejaron otros de sus míticos himnos, como Why can't I be you?, Boys don't cry, A forest y Saturday Night, tras el que Smith se acercó al público con la mano en el pecho en señal de agradecimiento, cerrando la noche con un "I love you, thank you".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento