La situación sobre el número de cánceres, según el director de la Agencia Internacional de Investigación sobre Cáncer (IARC), Peter Boyle, empeorará en el futuro por tres motivos: el crecimiento demográfico, el envejecimiento poblacional y la introducción de factores de riesgo.

Así, mientras que en 2000 se detectaron 12,5 millones de casos y 7,6 millones de muertos por esta enfermedad; las previsiones son que en 2030 asciendan a 27 millones de detecciones y 17 millones de muertos.

Madrid y Barcelona, entre los peores lugares

Sobre el tercer factor, el de asumir factores de riesgo, la IARC calcula que directa o indirectamente el 80% de los casos de cáncer -de todos los tipos- está relacionado con las condiciones ambientales. Una de las iniciativas de esta agencia es un atlas que muestra las zonas de mayor incidencia de cáncer.

En dicho atlas, Madrid y Barcelona se sitúan como dos de las ciudades con más casos de cáncer. Según Boyle, la posibilidad de sufrir cáncer es "bastante más larga en ciudades industriales y conurbaciones urbanas".

Una "única voz" sobre el cáncer

En una conferencia sobre la detención precoz y los avances en investigación sobre el cáncer, Boyle subrayó que, entre las medidas para reducir la incidencia de esta enfermedad también está el aumento de pruebas de mamografía.

Asimismo, apostó por crear una "única voz" en Europa sobre el cáncer, que permita mejorar la "coordinación", así como la "competitividad". Según aseguró, el sistema actual de investigación de la enfermedad en Europa supone muchas "duplicaciones", lo que hace perder "dinero, tiempo", así como capacidad para generar nuevos tratamientos.