Zapatero y Rajoy
Zapatero y Rajoy, durante sendos mítines el día después del debate. AGENCIAS

El presidente del PP, Mariano Rajoy, ha reconocido que se equivocó y que no debería haber debatido durante tanto tiempo con Zapatero sobre el 11-M en el cara a cara de ayer y ha recalcado que fue "muy miserable" que el jefe del Ejecutivo esgrimiera como argumento el número de víctimas del terrorismo.

Utilizar a los muertos es impropio de alguien con unos poquitos valores

Según el líder del PP, tendría que haber dedicado más tiempo a la lucha contra ETA y a exigir a Zapatero que pidiera disculpas a los ciudadanos por las "mentiras a las que ha sometido al Congreso y a los españoles durante estos cuatro años".

Rajoy también ha manifestado, en declaraciones a Onda Cero, que el tema del terrorismo fue la parte del debate que le dejó "peor sabor de boca desde el punto de vista personal" porque "utilizar a los muertos" es impropio de alguien con "unos poquitos valores, un poquito de respeto por sí mismo y convicciones". También reconoció respecto a la guerra de Irak, que "fue lo peor pero no quita ningún voto".

Zapatero, con los jóvenes

Mientras, el jefe del Gobierno y candidato del PSOE a la reelección, José Luis Rodríguez Zapatero, ha reclamado el voto joven para "dar una lección" al PP y que "nadie se pueda beneficiar de la abstención", y ha instado a movilizarse contra "la división, la crispación e insulto" porque España "merece otra cosa".

Va a ganar la gente que quiere futuro

Durante un acto en la Universidad Carlos III de Madrid, doce horas después del segundo debate, Zapatero ha hecho un discurso dirigido exclusivamente a los jóvenes, con alusiones a todos los temas que preocupan a esta franja de edad, como la vivienda, el trabajo estable, la educación, la cooperación, el cambio climático, las energías renovables o la paz y con reiterados llamamientos al voto.

"Vais a ganar las elecciones el próximo domingo, porque las va a ganar la gente que quiere futuro, que quiere construir, trabajar, mirar hacia adelante, que tiene optimismo, y no la que quiere división, destruir, mirar hacia atrás y poner siempre mala cara", ha comenzado su discurso.