Homeopatía
Imagen de un medicamento homeopático. GTRES

La gran mayoría de los españoles nunca ha acudido a terapias alternativas y su conocimiento sobre ellas tiende a ser escaso. Estas son algunas de las conclusiones de la décima ola de Ulises, el estudio sociológico de 20minutos elaborado por la empresa 40dB, con la colaboración de Ibercaja, que también recoge que, entre quienes las han utilizado alguna vez, el porcentaje de los que lo han hecho para sustituir un tratamiento médico puede llegar hasta el 33%.

Entre los métodos terapéuticos alternativos a la medicina tradicional, la homeopatía y la acupuntura son los más populares. El 61% de los encuestados afirma haber oído hablar mucho o bastante de la primera, cifra que se eleva al 69% en el caso de la segunda. La reflexología, la quiropraxia, el reiki, la cristaloterapia, el biomagnetismo y las flores de Bach gozan de menos repercusión, siendo en estos casos habitual que el conocimiento esté más extendido entre las clases altas y las mujeres. Así por ejemplo, más del 80% de los entrevistados ha oído hablar poco o nada del biomagnetismo y más del 90% apenas tiene información sobre la cristaloterapia.

Por comunidades autónomas, existen diferencias considerables en el conocimiento de estas terapias. Cataluña destaca entre las demás como la que más ha oído hablar (mucho o bastante) sobre la reflexología (55,4%) y las flores de Bach (46,1%). En Galicia, el 46,4% ha oído hablar mucho o bastante sobre la quiropraxia y el 19,5%, de la cristaloterapia, ubicándose en la primera posición de conocimiento. Por último, en el País Vasco, el 80,7% conoce sobre la homeopatía siendo esta comunidad la de mayor conocimiento.

En la misma línea, más de la mitad de la población que ha escuchado algo sobre las denominadas pseudoterapias se siente poco a nada informada al respecto y nuevamente son la homeopatía y la acupuntura acerca de las que los ciudadanos dicen tener más datos: un 37% de la gente se siente muy o bastante informada sobre homeopatía, seguida de la acupuntura (34,6%), las flores de Bach (29,2%), la quiropraxia (28,5%), la reflexología (26,3%), el reiki (24,5%), la cristaloterapia (19,8%) y, por último, el biomagnetismo (16,8%).

Grado de confianza

Con los grupos que responden haber oído mucho, bastante o poco sobre estas terapias como base, el sondeo pregunta sobre el grado de confianza y la que queda en primer lugar, con un 31%, es la acupuntura. El 29,5% tiene mucha o bastante fe en la quiropraxia; el 22,2%, en la reflexología; el 18,2%, en la homeopatía; el 16,2%, en las flores de Bach; el 12,3%, en el reiki; el 9,1%, en la biomagnetismo, y el 8,5% en la cristaloterapia.

Por sexos, las mujeres confían significativamente más que los hombres  en la homeopatía, la reflexología, la quiropraxia, la cristaloterapia y el reiki. Mientras que, por clase socioeconómica, las altas se fían más de la cristaloterapia que la media de la población. El grupo de estrato s ocial medio que muestra bastante convicción hacia la homeopatía supera también de forma significativa a la media poblacional. Por otro lado, quienes tienen menos recursos confían más en el reiki que el resto de las clases y la media de la sociedad, y los mayores de 65 años presentan menos fe en esta pseudoterapia que los encuestados más jóvenes.

El colectivo de nivel socioeconómico medio tiene más confianza en el biomagnetismo que el resto y la gente de entre 45 y 54 años cree más en esta práctica que en los otros tramos de edad.

En el salto del conocimiento a la utilización, menos del 10% de los entrevistados dice haber acudido a la homeopatía con frecuencia y un 73% no la ha usado nunca. Un 13% de las mujeres afirma que la emplean ocasionalmente, frente al 8% de los hombres. De los entrevistados con entre 18 y 24 años, un 15% contesta que ha acudido a ella al menos una vez, más del doble que el grupo de 45 a  54, donde el porcentaje se reduce al 6,8%.

También es muy elevada, el 76,3%, la proporción de ciudadanos que nunca han sido tratados con acupuntura. Más alta aún resulta en las flores de Bach (77,3%), reflexología (79%), reiki (82,8%), cristaloterapia (85%) y biomagnetismo (86,2%). Ese porcentaje, en el caso de la quiropraxia, roza igualmente el 75%.

Forma de uso

Respecto a la forma de uso, la mayoría acude a estas prácticas como complemento y refuerzo de tratamientos prescritos por el doctor o como "terapia preventiva para mantenerse saludables". Sin embargo también hay una cantidad importante de usuarios que las ven como alternativa para sustituir un procedimiento médico que deciden no recibir. En este sentido destaca el biomagnetismo: el 33,3% de quienes lo utilizan dejan su tratamiento médico convencional. Por detrás se sitúan la cristaloterapia, con el 24,5%; y muy próxima a esta, la homeopatía, con casi el 24%. Por encima del 20% se encuentran también las flores de Bach.

El estudio refleja que los adultos de 24 a 34 años han usado la homeopatía para este fin en una proporción significativamente mayor que la población general, al contrario que los mayores de 65 años, que la han utilizado con este fin en una proporción  menor que la media de la ciudadanía. La clase más alta también ha acudido a ella como sustituta de un tratamiento médico en una medida  mayor que la media de la población general.

Ficha técnica

Ámbito: Nacional. Universo: Población española de 18 años y más. Tamaño de la muestra: 1.002 entrevistas calibradas por sexo, edad índice socieconómico, comunidad autónoma y tamaño de hábitat. Error muestral: para un nivel de confianza del 95,5%, el margen de error de la muestra es del +-3,1%. Trabajo de campo: entrevistas online a partir de un panel de captación activa (solo por invitación). Fechas de realización del trabajo de campo: del 10 al 18 de enero de 2019.