El presidente de Vox, Santiago Abascal, ha anunciado este lunes que "el próximo Vistalegre" del partido tendrá lugar en Cataluña, "en la tierra donde algunos piensan que no tenemos nada que decir". Se ha referido así al multitudinario acto que Vox celebró en la madrileña plaza de toros el pasado mes de octubre.

En un debate organizado por el diario La Razón, Abascal, que se ha autoproclamado "el gran vencedor" de las elecciones del 28 de abril. Abascal también se ha dirigido a quienes piensan que Vox es un partido radical y ha asegurado que su objetivo es sacar a la palestra "los debates prohibidos" porque para la formación "no hay territorios vedados" y tienen grandes expectativas "en sitios como Barcelona o San Sebastián".

Ante la mirada de decenas de asistentes y de los dirigentes de Vox Rocío Monasterio e Iván Espinosa de los Monteros, Abascal ha celebrado que la irrupción de su partido en el panorama político haya logrado que "se escuche la voz de una España silenciada". Abascal ha aseverado que la gran misión que esta España se consideraba que "no tenía derecho a pensar".

En este sentido, Abascal ha señalado que para el partido sería "un éxito ser determinantes para detener el golpe separatista y que el comunismo chavista" de Podemos no gobierne "ni en los ayuntamientos". "Eso sería un gran resultado", ha añadido.

Precisamente, tras referirse a los partidos independentistas, Abascal ha anunciado que Vox celebrará "su próximo Vistalegre", el recinto en el que congregaron a más de 9.000 personas, en Cataluña. "En la tierra donde algunos piensan que no tenemos que decir", ha remachado.

El cordón sanitario se está convirtiendo en "una soga para Ciudadanos"

El presidente de Vox también se ha referido a los posibles pactos electorales que podrían darse tras los comicios. Abascal, que se sintió "muy cómodo" en la foto tomada en la plaza de Colón junto a Ciudadanos y Partido Popular, ha querido mandar un aviso a la formación liderada por Albert Rivera.

"Es difícil decir que me siento cómodo en una foto en la que hay alguien que no se quiere fotografiar con nosotros. El cordón sanitario de obediencia francesa impulsado por Ciudadanos se está convirtiendo en una soga", ha espetado.

Para Abascal, la actitud de la formación naranja "está alejada del sentido común". "No se puede soplar y morder, que dirían en mi casa", ha apuntado tras ser preguntado por la polémica que surgió a raíz de la concentración en Colón.