Federico Bolado, autor de la tesis
Federico Bolado, autor de la tesis UPNA - Archivo

El trabajo de investigación ha sido dirigido por José Manuel Zozaya Urmeneta, director de Servicio de Digestivo del Complejo Hospitalario de Navarra. La tesis ha obtenido la máxima calificación, sobresaliente 'cum laude'.

El páncreas es un órgano que realiza dos tipos de funciones: endocrinas (llevadas a cabo por hormonas, entre las que destaca la insulina, cuyo déficit es la principal causa de la diabetes) y exocrinas, anteriormente descritas. La inflamación crónica de la parte del páncreas que se encarga de esta última función se denomina pancreatitis crónica, y algunos estudios sugerían, tal y como apunta el autor de la tesis, que los pacientes diabéticos podían tener secundariamente afectada esta función.

"Esto era más evidente en las personas diabéticas de tipo 1, que son aquellas en las que el déficit de insulina se produce por un proceso inflamatorio autoinmune", explica. "Los datos disponibles hasta la fecha eran discordantes y difíciles de interpretar pues se basaban en la utilización de una sola técnica para valorar la función exocrina", indica Federico Bolado.

Por todo ello, el estudio se centró en personas diabéticas de tipo 1: la función exocrina se analizó con una muestra de heces y un test de aliento y la estructura del páncreas, con una ecoendoscopia (prueba que combina ecografía y endoscopia). Además de todo ello, se estudió el estado nutricional de los pacientes y se les preguntó por síntomas que normalmente se asocian con mal funcionamiento del páncreas exocrino.

Tal y como explica Federico Bolado, "mientras que la prueba en heces era anormal en casi la mitad de los pacientes, coincidiendo con los datos que ya se conocían, la otra fue normal en la gran mayoría. En cuanto a la estructura, aproximadamente un tercio tenían alteraciones en el páncreas, similares a las de los pacientes con pancreatitis crónica".

Continuando con los hallazgos de las pruebas, pudo observarse de manera frecuente algunos déficits nutricionales, como en algunas proteínas y en dos vitaminas (A y D), pero la trascendencia de estos déficits era aparentemente nula. "No hubo mayor presencia de síntomas que en la población general. Curiosamente las alteraciones en la función y en la estructura no coincidían en los mismos pacientes ni tampoco los déficits nutricionales se dieron con más frecuencia en los que tenían alteración en la función o la estructura", explica el autor de la tesis.

La conclusión del estudio es que los diabéticos tipo 1 "presentan con frecuencia alteraciones en algunas pruebas de función exocrina pancreática y cambios en la estructura del páncreas, pero, a diferencia de lo que ocurre en pacientes con pancreatitis crónica, estos cambios no llevan consigo la presencia de alteraciones nutricionales ni síntomas". "Por tanto, ante el hallazgo de un test de función exocrina pancreática alterado o cambios en la morfología del páncreas en un diabético tipo 1, hay que ser cauteloso porque su presencia no implica que tenga una verdadera pancreatitis crónica", aclara el nuevo doctor por la UPNA.

CURRÍCULUM DE FEDERICO BOLADO

Federico Bolado (Valladolid, 1970) es licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Valladolid y especialista en aparato digestivo con formación MIR en el servicio de Aparato Digestivo del Hospital Clínico San Carlos de Madrid.

Ha ejercido como médico adjunto de aparato digestivo del Hospital de Tortosa Verge de la Cinta (entre 1999 y 2004), en la Fundación Hospital Calahorra (de 2005 a 2007), en el Hospital de Navarra (entre febrero de 2007 y agosto de 2008) y en el Hospital Río Carrión de Palencia (entre agosto y diciembre de 2008). Desde esa fecha hasta la actualidad ejerce de médico adjunto de aparato digestivo en el Complejo Hospitalario de Navarra, donde es jefe de sección de Patología Biliopancreática desde julio de 2018.

Es autor de más de medio centenar de comunicaciones a congresos de la especialidad tanto nacionales como internacionales, autor o coautor de más de 25 artículos en revistas de la especialidad (nacionales e internacionales) y autor de un capítulo en dos libros de la especialidad. Es, además, presidente de la Sociedad Española de Pancreatología desde 2017 y miembro de la Comisión Asesora Técnica de Farmacoviglancia de Navarra desde 2010, entre otros organismos, y ha organizado distintos congresos sobre patología digestiva. Es, además, profesor asociado de Medicina en la Universidad de Navarra.

Consulta aquí más noticias de Navarra.