Fachada de la Audiencia Provincial de Baleares
Fachada de la Audiencia Provincial de Baleares Europa Press - Archivo

La Audiencia Provincial de Baleares ha condenado a un hombre de 51 años a pagar una multa de 2.250 euros y una indemnización de 480 euros por abusar sexualmente de una menor en un bar en enero de 2018. Además, en el momento de su detención,  le pegó una patada en la cara a un policía.

La Fiscalía pedía inicialmente una pena de tres años y nueve meses de cárcel. La condena ha sido rebajada por estar bajo los efectos del alcohol en el momento de los hechos.

Según ha reconocido él mismo este miércoles ante la Audiencia, el hombre se dirigió a una mesa de la terraza de un bar donde estaba la menor (que entonces tenía 17 años), junto a su prima y un amigo. Acto seguido, se sentó a su lado, le tocó la mano y le preguntó: "¿Te gusta follar?, ¿Quieres que follemos?".

Tras esto, le puso la mano en el muslo y le tocó los genitales por encima de la ropa. La menor huyó corriendo hasta dentro del bar y fue perseguida por el acusado.

Posteriormente, el amigo de la menor le interceptó para que no la siguiera y el acusado le propinó un puñetazo en la cara, que le provocó un hematoma en el ojo izquierdo. Parte de la indemnización le corresponde a él.

Poco después, intervino una patrulla de la Policía Nacional e intentó detenerlo, pero el hombre se resistió e incluso pegó una patada en la cara a uno de los agentes, a quien también indemnizará. Asimismo, se le ha impuesto una prohibición de aproximación.