Trabajadora del Sergas acusada de acceder al historial de su hija sin su permiso
Trabajadora del Sergas acusada de acceder al historial de su hija sin su permiso PAULA JUSTO-EUROPA PRESS

La trabajadora del Sergas juzgada en Vigo por un supuesto delito de revelación de secretos por acceder en más de un centenar de ocasiones al historial médico de su hija ha asegurado que hizo esas consultas con el consentimiento de ella, aunque ha admitido que la relación entre ambas "es complicada".

M.J.O.V., que se ha sentado en el banquillo de los acusados de la Sección Quinta de la Audiencia Provincial de Pontevedra, se enfrenta a 4 años de cárcel y 9 de inhabilitación, y a una multa de 7.200 euros, según la petición de la Fiscalía.

La acusación particular, ejercida por su propia hija, también reclama cuatro años de cárcel, pero eleva la petición de inhabilitación a 12 años, una multa de 8.640 euros y pide, asimismo, una indemnización de 15.000 euros por "daños y perjuicios psicológicos y morales".

Durante su declaración, la acusada ha admitido que, como trabajadora del servicio de Admisión del antiguo Hospital Xeral, tenía acceso al sistema informático que almacena los historiales médicos, y que consultó el historial de su hija en varias ocasiones (quedaron registrados más de un centenar de accesos entre junio de 2012 y abril de 2014), porque ella así se lo pidió.

"Accedí a su historial siempre que ella me lo pidió. Siempre lo hice con su consentimiento, aunque era verbal", ha precisado la acusada, quien también ha trasladado que su hija tenía problemas de salud, y que era víctima de violencia de género.

Así, la acusada ha explicado la denuncia de su propia hija alegando que la pareja de ésta "la tiene anulada", y que incluso llegó a tener en vigor una orden de alejamiento. "Él la utiliza, y esa es la razón por la que hace esto. Lleva mucho tiempo manipulada", ha argumentado, y ha añadido que la denunciante siempre ha acudido a ella "cuando tenía problemas", a pesar de su mala relación.

DECLARACIÓN DE LA DENUNCIANTE

Por su parte, la hija de la acusada ha mantenido ante el tribunal que la relación con su madre es mala desde hace años, y que se fue de casa en 2007 "porque no quería saber nada" de ella. "Desde entonces apenas hablábamos. No hablo con nadie sobre mi salud, y menos con ella", ha afirmado.

La denunciante explicó que supo de los accesos de su madre a su historial porque, tras trasladarse a vivir a otra Comunidad Autonóma, tuvo que reclamar su historia médica. Cuando recibió la documentación comprobó "que faltaban cosas, y que había anotaciones hechas con la letra" de la acusada.

Esta testigo ha proclamado que "jamás" pidió a su progenitora que accediese a su historial, y negó que la madre la hubiera acompañado nunca a consultas médicas o pruebas. De hecho, ha incidido en que su madre ejerció sobre ella "abuso emocional y psicológico" y que le hizo "mucho daño desde pequeña".

Por otra parte, ha negado que hubiera sido víctima de violencia de género, o que padezca un trastorno alimentario por el que, ha denunciado, su familia quiso internarla en contra de su voluntad. Asimismo, ha aseverado que no es una mujer maltratada y que su pareja no la ha manipulado para denunciar a su madre.

Finalmente, ha afirmado que su madre no accedió a su historia médica por preocupación sino "para hacer daño" y ha justificado que pida una indemnización porque, ha apuntado, la acusada le ha "destrozado la vida".

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.