Combo obesidad infantil 544
La bollería, los embutidos y la vida sedentaria generan niños gordos. ARCHIVO
El sobrepeso y los hábitos alimentarios inadecuados, que crean enfermedades degenerativas, pueden provocar por primera vez que los hijos vivan menos años que los padres, según informaron los expertos participantes en el estudio 'Alimentación, consumo y salud', y organizado por la Fundación La Caixa.

Ha de haber un consenso para formar un perfil alimentario

El médico Javier Aranceta señaló que "una persona entre 12 y 15 años que presenta obesidad, desarrolla factores de riesgo que apuntan a una muerte prematura", destacó. A su vez, señaló que se trata de una alerta intelectual, que podría producirse si no se ponen medidas y si se sigue por el mismo camino. "El entorno escolar es el sitio clave para empezar. Ha de haber un consenso para formar un perfil alimentario", destacó.

La coordinadora del estudio, Cecilia Díaz Méndez, manifestó que existen dos paradojas. Por un lado, no hay una falta de alimentos, pero ha aumentado la preocupación por la alimentación. "Hablar de de seguridad alimentaria hoy es hablar de calidad de los alimentos", apuntó. Por otro lado, señaló que "hoy tenemos más información que nunca, pero también existen más dudas acera de una alimentación adecuada".

Proliferan otras patologías asociadas a la nutrición como la anorexia, la bulimia o la ortorexia

El informe describe cómo hemos pasado en las últimas décadas de una sociedad con carencias alimentarias a otra con sobreabundancia y con hábitos de vida poco saludables, que abren el camino a nuevas enfermedades como consecuencia de estilos de vida sedentarios. Destaca que la obesidad infantil y juvenil "crece alarmantemente y proliferan otras patologías asociadas a la nutrición como la anorexia, la bulimia o la ortorexia".

El estudio recuerda que en EE UU el 30% de los niños son obesos, mientras la tasa en España es del 15%: los niños españoles ganan la medalla de bronce en obesidad mundial, por detrás de los británicos y los norteamericanos.

Niños candidatos a obesos

El informe explica que los niños que pesaron menos de 3,5 kilogramos al nacer o los que recibieron lactancia materna en los tres primeros meses de vida presentan menos tasas de obesidad, al igual que los que consumen frutas y verduras o realizan un desayuno completo. Son candidatos a obesos los niños sedentarios o que dedican mucho tiempo a ver la televisión o a jugar con el ordenador y los que consumen excesivamente productos azucarados, bollería, embutidos y refrescos.