La Conselleria de Sanitat pagará 60.000 euros a D.X.G.R y sus hijos, por los daños y perjuicios causados por la deficiente atención médica que recibió su marido J.A.R.Z. y que derivaron en su muerte al no detectarle un tumor intestinal.

La sala del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana fijó esta indemnización, en sentencia del 6 de febrero, no por el fallecimiento sino por el hecho de no haber podido prolongar durante un período de tiempo, con un tratamiento adecuado, la vida del paciente.

Una simple prueba habría bastado para diagnosticar el tumor
La víctima, de 39 años, casado y padre de dos hijos, de 7 y 10 años, acudió en numerosas ocasiones durante tres años tanto a su médico de familia del Centro de Salud de su Zona en la calle Portugal nº 13 de Alicante, como a los Servicios de Urgencias y de Digestivo del Hospital San Juan de Alicante.

La sentencia aclara que una simple prueba (medición de ácido 5 hidroxiindolacético) hubiera proporcionado un diagnóstico precoz de la patología que sufría, un tumor carcinoide de intestino medio. La falta de este análisis evidencia un grave déficit en el funcionamiento y utilización de los recursos y medios a disposición del sistema sanitario público.

También reconoce que en la asistencia prestada existió un retraso diagnóstico, sin embargo, considera que debido a la agresividad que presentaba el tumor, aunque el diagnóstico precoz y el inicio de tratamiento hubiera supuesto una mejora en los pronósticos de supervivencia, no se hubiera evitado el fallecimiento.