La Audiencia Nacional ha decidido condenar a 20 de los 30 imputados (32 en un principio) por la llamada operación Nova, en la que se desarticuló una célula terrorista que pretendía atentar con un camión bomba contra las instalaciones de la propia Audiencia.

En la sentencia se reconoce que la intencionalidad de llevar a cabo dicho atentado no está probada como para condenarles a los 486 años de cárcel que pidió inicialmente la Fiscalía, pero sí consideran suficientemente justificada la pertenencia de los condenados a una célula terrorista formada por integristas islámicos.

20 condenados de 32 detenidos

Así, se ha condenado finalmente a 18 de los imputados por pertenencia a banda armada, mientras que otros dos han sido condenados como colaboradores de los terroristas; los diez restantes, que ya estaban en libertad, han sido absueltos.

Tras la operación Nova, las Fuerzas de Seguridad han constatado que las cárceles españolas se han convertido en un nido de terroristas islamistas, que se comunican entre ellos mediante cartas.