El paro bajó en 462.400 personas en 2018 (hasta los 3,3 millones de parados), lo que supone un 12,3% menos que en 2017, registrando su sexto descenso anual consecutivo, según la Encuesta de Población Activa (EPA), publicada este martes por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

La tasa de paro se situó en el 14,45 %, por lo que continúa en cifras no registradas en el mercado laboral español desde 2008.  No obstante, este retroceso es inferior a los experimentados en los cuatro años anteriores, aunque superior al de 2013, cuando el desempleo bajó en 85.400 personas.

Por su parte, el número de ocupados aumentó en 566.200 personas en 2018, una cifra no alcanzada desde el año 2006, hasta 19,56 millones de trabajadores. En 2018, España creó empleo por quinto año consecutivo tras seis años destruyéndolo. Es, además, la mayor subida interanual en un cuarto trimestre.

El número de ocupados aumentó en mayor medida que se recortó el de desempleados, debido a que la población activa aumentó en 14.900 personas durante 2018, hasta alcanzar los 22,87 millones de españoles.

A pesar de los aparentemente buenos datos, los gráficos indican que la temporalidad se sigue cebando con el mercado laboral. El número de ocupados indefinidos pasó a ser de 12.034.100 millones, y los temporales también suben hasta los 4.419.500 millones. La tasa de temporalidad, por lo tanto cerró el ejercicio 2018 en el 26,86%, más de una décima más que a cierre de 2018 (26,7%) En los 12 últimos meses el empleo a tiempo completo se ha incrementado en 476.800 personas y a tiempo parcial en 89.400.

En los últimos 12 meses el empleo ha crecido en todas las regiones. Los mayores aumentos se observan en Andalucía (118.600 más), Comunidad de Madrid (108.600) y Cataluña (75.000). En términos relativos, las comunidades con los mayores aumentos anuales del empleo son Illes Balears (6,86%), Canarias (4,77%) y Andalucía (3,99%).

El número de parados de larga duración se redujo en 281.100 personas en 2018, un 17,4% respecto a 2017, hasta situarse en 1.331.200 personas. En el último trimestre de 2018, los parados de larga duración bajaron en 51.800 personas (-3,7%).

El paro entre los jóvenes de 16 a 24 años se ha reducido en 55.300 personas en 2018, lo que deja la cifra total de parados en esta franja de edad en 502.900 frente a los 558.200 de finales de 2017. La tasa de desempleados menores de 25 años ha terminado el año en el 33,54%, lo que supone casi 4 puntos menos respecto a la tasa de 2017 (37,46 %). En esta franja de edad no hay diferencias por sexo, ya que entre las mujeres la tasa de paro es del 33,4% y entre los hombres, del 33,6%.

Por contra, la franja comprendida entre los 35 y los 39 años pierde ocupados en 2018, tanto en hombres (un 3,51% menos que en 2017) como en mujeres (-1,17%).

Un millón de hogares con todos en paro

El número de hogares en los que todos los miembros activos están en paro se ha reducido en 157.100 a lo largo de 2018, hasta la menor cifra en diez años, pero todavía sigue habiendo un total de 1.053.400, de acuerdo con los datos de la EPA. Solo en el último trimestre, los hogares con todos sus miembros en paro se han reducido en 30.300.

Del millón de hogares en esta situación, 284.200 son unipersonales. Por su parte, el número de hogares en los que todos sus miembros activos están ocupados ha aumentado en 355.400 en 2018 (19.400 en el cuarto trimestre), hasta un total de 10.570.400, el máximo desde 2007.