Servicios para turistas, pero también útiles para los barceloneses. Un metro turístico y la instalación de casetas en las playas, son dos de las novedades que se prevé implantar de cara al verano.

Como si se tratara de un bus turístico, Barcelona contará con un carné de descuentos para determinadas rutas del metro. El bono incluirá descuentos en buses y atracciones turísticas. En verano se espera inaugurar esta iniciativa, que arrancará con cuatro itinerarios.

Uno partirá de la Pl. Catalunya y llegará a la Torre de Collserola, pasando por el barrio de Gràcia (casa Vicenç, Casa Fuster), el Cosmocaixa y el Tibidabo, con descuentos en todos los equipamientos y en el Tramvia Blau.

Las otras rutas pasan por el Park Güell y Vall Hebron; por Nou Barris y Sant Andreu; y por los atractivos del Clot, Glòries y el Fondo.

Vestuarios para bañistas

En verano, el Ajuntament tiene previsto recuperar las casetas de baño que adornaban en el pasado las playas barcelonesas. Servirán de vestidor. Hoy por hoy, solamente existe un servicio parecido en las playas del Fòrum y de la Barceloneta.

Desde Turisme de Barcelona  se ha solicitado al Ajuntament la instalación de hamacas y otros servicios para turistas y bañistas locales.

Más turistas... y norteamericanos

El año pasado, Barcelona recibió 7,1 millones de turistas, un 6% más que en el 2006, según datos de Turisme de Barcelona. Pese a que el colectivo más numeroso sigue siendo el procedente del resto del Estado (más de 2 millones de visitantes), seguido por los viajeros del Reino Unido (787.000) y los italianos (623.000), los turistas norteamericanos ya suponen el 7,5% del total, con un incremento de visitas del 9% y 529.600 turistas. La mayoría se alojan en hoteles de gama alta y, según Turisme de Barcelona, el gasto que realizan es superior al resto.