Se colocará un expendedor para coger un número. Será como en la carnicería: el cuidadano llegará al Concello y en lugar de ponerse a la cola, cogerá un número y podrá decidir esperar sentado o ir a realizar otro recado y volver más tarde cuando le toque la vez. Colas interminables como las de la ventanilla del Padrón desaparecerán en un mes cuando se instale el expendedor.

Por otra parte, ayer el Concello dio el visto bueno para autorizar el uso de la terraza del Hotel Universal. La idea es que «se vuelva a escuchar música como antes», indicó el alcalde, Abel Caballero. De momento, sólo se ha autorizado el uso, falta pues, la licencia para las actuaciones musicales.

El Concello además, ha iniciado los trámites para crear la Escuela Municipal de Música Tradicional y Folk. Hasta ahora, los cursos eran a Escuela de Artes y Oficios.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE VIGO