El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Villablino (León) ha ordenado como medida cautelar la retirada del carné de conducir a dos de los tres motoristas que aparecieron en unas imágenes mientras participaban en supuestas carreras ilegales en el Bierzo (León) en 2005.

Las imágenes demuestran la puesta en peligro de la vida de otros usuarios

La solicitud de la privación del permiso de conducción para estos jóvenes durante la instrucción había sido solicitada por el Ministerio Fiscal, según consta en el auto.

La medida cautelar afecta a dos de los tres motoristas que supuestamente han aparecido en las imágenes recogidas en un DVD de carreras ilegales, en las que circulaban entre 250 y 299 kilómetros por hora, incluso en tramos limitados a 40.

En los razonamientos jurídicos del auto, el juez alega que, del atestado de la Guardia Civil, se desprende que los hechos son "graves" teniendo en cuenta "la multitud de infracciones administrativas cometidas por los motoristas y su indiscutible relevancia penal".

Las pruebas están en las imágenes

El juez hace referencia a una grabación efectuada en verano de 2005 que revela "la palpable temeridad de la conducción concreta, la puesta en peligro de la vida de otros usuarios, el reiterado comportamiento, así como el desprecio de la vida de los demás y la suya propia".

Asimismo, el titular de este juzgado recuerda que en los últimos minutos de la grabación los propios motoristas se presentaban. Aunque no entra en la culpabilidad o inocencia de los tres motoristas, el juez ha aceptado adoptar esta medida cautelar, contra la que cabe recurso de reforma o de apelación en el plazo de tres y cinco días, respectivamente.

Los motoristas podrían ser condenados a un máximo de cuatro años de cárcel cada uno

El juez ha decidido que esta medida no afecte a uno de estos motoristas, a S.L.F., porque éste había vendido el vehículo en 2006 y, "aunque subsista el riesgo para otras personas por el hecho de que conduzca otro tipo de vehículo", considera que la medida cautelar sería "desproporcionada". Este ha sido el único de los tres motoristas que ha aceptado declarar ante el juez y ha negado los hechos que se le imputan. La fiscal jefe de la Audiencia Provincial de León, Lourdes Rodríguez Rey, ya había avanzado que estos motoristas podrían ser condenados a un máximo de cuatro años de cárcel cada uno, ya que los hechos son anteriores a la reforma del Código Penal.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE LEÓN