Equipo de facultativos de la Vega Baja
Equipo de facultativos de la Vega Baja GVA

Según ha explicado la Generalitat en un comunicado, fundamentalmente se han detectado problemas de salud psíquica tales como ansiedad y depresión y alteraciones en la memoria, la atención y el lenguaje. Así, se han instaurado las medidas necesarias para su corrección y tratamiento.

El Síndrome Post-cuidados Intensivos afecta a un número significativo de pacientes que han estado ingresados en la UCI. Abarca un amplio grupo de problemas de salud, tanto físicos como psíquicos, que son consecuencia de la enfermedad crítica, pero que pueden mantenerse una vez superada esta, incluso durante años. Además, este síndrome puede afectar no solo a pacientes, sino también a sus cuidadores y familiares.

Los problemas más frecuentes incluyen alteraciones del sueño, del estado de ánimo -ansiedad, depresión-, de la función cognitiva -pérdida de memoria y de atención-, así como alteraciones neuromusculares y respiratorias.

"Estas afecciones dificultan la incorporación del paciente a su vida normal e incluso pueden generar conflictos familiares y sociales", han explicado desde la Generalitat "Muchos de los problemas son evitables con una adecuada prevención y una detección y tratamiento precoces, mejorando por tanto la calidad de vida de dichos pacientes y de sus familiares", han añadido.

MEDIDAS DE HUMANIZACIÓN

Para ello, los profesionales sanitarios de la UCI del Hospital Vega Baja de Orihuela trabajan en su prevención y ya se han adoptado una serie de medidas importantes. Entre ellas se encuentran la flexibilización de horarios de visitas para permitir un mayor acompañamiento familiar y un menor aislamiento del paciente y la mejora de la comunicación entre pacientes, familiares y profesionales.

Otras medidas también abarcan la aplicación de protocolos de analgosedación consciente, la prevención del delirium, la movilización precoz y la instalación de medidas de orientación y entretenimiento como relojes, TV y música.

Asimismo, para poder realizar una detección y tratamiento precoz del Síndrome Post-cuidados Intensivos, el hospital cuenta con una consulta específica para el seguimiento de pacientes y familiares de UCI (consulta Post-UCI), en la que se realiza una valoración físico-psicológica al paciente y una valoración psicológica al cuidador principal para entender así el nivel de sobrecarga de este.

Tras obtener y evaluar los resultados, se toman las medidas dirigidas a mejorar la salud de los afectados y se derivan a otros especialistas en los casos necesarios.

"Queremos que los pacientes y familiares que han estado ingresados en nuestra UCI, reciban tras el alta un tratamiento integral y continuado, en el que participen de forma coordinada especialistas en atención primaria, psicología, psiquiatría, fisioterapia, rehabilitadores, neumología, y otros especialistas" ha explicado la jefa médica de la UCI Carola Giménez-Esparaza.

El objetivo principal de todas estas medidas se basa en conseguir la recuperación física y psíquica así como la reinserción a la vida cotidiana en condiciones óptimas de salud. "Queremos ofrecer una mayor calidad asistencial al enfermo crítico y a su familia y garantizar un trato más personalizado y humano", ha destacado Carola Giménez-Esparza.

Este programa, en el que la UCI del Hospital Vega Baja de Orihuela es uno de los pioneros tanto en la Comunitat Valenciana como en España, ya ha sido presentado en varios congresos y reuniones científicas tanto médicas como de enfermería, con muy buena aceptación por parte del resto de profesionales.

Consulta aquí más noticias de Valencia.