Dos huelgas de limpieza amenazan con llenar de basura las calles de la capital, los edificios administrativos, las terminales del aeropuerto de Barajas, las estaciones de metro, los hospitales públicos, los colegios, las universidades y hasta la sede de la Presidencia del Gobierno. La primera huelga, la del servicio de recogida de basuras de la capital, se ha fijado para el próximo lunes 3 de marzo, aunque podría desconvocarse, ya que el Ayuntamiento de Madrid, la empresa concesionaria y los sindicatos están en negociaciones. El segundo paro afectaría a los 65.000 trabajadores que limpian en los edificios públicos de la Comunidad. Ellos decidirán este jueves si finalmente convocan el paro.