El Ayuntamiento de Alicante multará con 42.000 euros a Cyes, la empresa constructora que reforma el antiguo hotel Palas para convertirlo en la nueva sede de la Cámara de Comercio, por mantener cerrada la calle Gravina «durante más de un año como excusa de las obras», según dijo ayer Andrés Llorens, concejal de Servicios y Mantenimiento, «lo que impide el tránsito diario de vehículos y peatones». Además, el Consistorio le ha dado un plazo máximo de diez días para que abra definitivamente el paso en esta vía. «La mercantil utilizaba el vial como almacén para acopio de materiales de la obra», concluyó Llorens.