Theresa May
La primera ministra británica, Theresa May, durante una rueda de prensa en Bruselas (Bélgica). EFE

La primera ministra británica, Theresa May, continúa este jueves las conversaciones con diputados de distintos partidos a fin de desbloquear la crisis del 'brexit', después de que el Parlamento rechazase su acuerdo negociado con Bruselas.

La jefa del Gobierno ofreció anoche mantener estos contactos políticos tras superar en la Cámara de los Comunes -por una mayoría de 19 votos- una moción de censura contra el Gobierno que había presentado el martes el líder de laborista, Jeremy Corbyn.

No obstante, Corbyn se negó a reunirse con la "premier" si no recibe antes garantías de que no habrá un 'brexit' sin acuerdo.

May se reunió anoche con los líderes parlamentarios de los partidos Liberal Demócrata, el Nacionalista Escocés (SNP) y el galés Plaid Cymru con el objetivo de buscar un consenso sobre los términos de la retirada británica de la UE de cara al próximo 29 de marzo, la fecha establecida para la salida del Reino Unido del bloque europeo.

La líder de Plaid Cymru en el Parlamento, Liz Saville Roberts, afirmó a los medios que su formación está "comprometida a encontrar una solución real" a la actual crisis, pero que eso implica "sacar de la mesa (la posibilidad) de un "brexit" sin acuerdo y que haya un voto del pueblo (un segundo referéndum)".

Por su parte, el líder del Partido Liberal Demócrata, Vince Cable, expresó su satisfacción porque la primera ministra haya mostrado la "voluntad de conversar sobre estos asuntos en detalle", aunque recalcó que su opción preferida es un segundo plebiscito. "Creo que ante la actual crisis, eso es positivo", declaró hoy Cable a la BBC sobre la actitud de la primera ministra.

"El que mi equipo tenga voluntad de seguir conversando con su equipo de destacados secretarios de Estado sugiere que, al menos, hay una voluntad de explorar cosas", agregó Cable.

En tanto, el líder del SNP en los Comunes, Ian Blackord, también se mostró a favor de que en las conversaciones con la jefa del Gobierno se considere un retraso del 'brexit' y la opción de convocar un segundo referéndum europeo.

El martes, el Gobierno sufrió en los Comunes una derrota cuando 432 diputados rechazaron el pacto que fijaba los términos del "divorcio" de la UE frente a 202 que lo hicieron a favor.

El Reino Unido está sumido en una profunda crisis política, dos años y medio después de que los británicos votaran a favor del 'brexit' en el referéndum celebrado el 23 de junio de 2016.

El acuerdo negociado por May con la UE no convenció a los diputados, que veían con desconfianza la controvertida salvaguarda pensada para evitar una frontera fija entre las dos Irlandas.

Un grupo de empresarios pide otro referéndum

Por otra parte, más de 130 empresarios pidieron a la primera ministra británica, Theresa May, y al líder de la oposición laborista, Jeremy Corbyn, que apoyen la convocatoria de un segundo referéndum europeo para superar la actual crisis del 'brexit'.

En una carta remitida hoy al diario The Times, los empresarios, entre ellos el arquitecto Norman Foster y el expresidente de los grandes almacenes Marks & Spencers (M&S) Lord Myners, han pedido a los políticos que "no pierdan más tiempo" y que abandonen las esperanzas de renegociar un acuerdo con la Unión Europea (UE) antes del 29 de marzo, la fecha de la retirada del Reino Unido del bloque.

En cambio, el grupo empresarial insiste en su misiva en que un segundo voto es la "única forma viable" de impedir que el Reino Unido salga del club comunitario sin acuerdo alguno. "Muchas empresas apoyaron el acuerdo del brexit de la primera ministra a pesar de saber que estaba lejos de ser perfecto", subrayan los líderes empresariales.