El alcalde de Cerceda (A Coruña), José García Liñares, ha lamentado la "muy mala noticia" del cierre de la central térmica de Meirama para los trabajadores y para la comarca.

En declaraciones a Europa Press, ha advertido de la afectación en las cuentas del Ayuntamiento, que percibe, según sus datos, 1,3 millones de euros al año, procedentes del IBI (impuesto de bienes inmuebles) y del IAE (impuesto de actividades económicas).

En cualquier caso, el término de la actividad afectará al segundo de los impuestos, no así al IBI, mientras Naturgy siga siendo la propietaria de los terrenos.

García Liñares ha advertido de que el Consistorio estará "atento" a los planes de "reindustrialización" que ha anunciado la empresa y también "a ver si se implican" los Gobiernos central y autonómico.

"RESIGNACIÓN"

Con "resignación" ante el anuncio, ha recordado que la corporación ya aprobó mociones en el pasado, para preguntarse de qué sirve impulsar algún texto ahora. "¿Qué vas a aprobar? ¿Que abran? El carbón Europa lo quiere arrinconar y eso no se va a cambiar por mucho que queramos o por que quiera la Xunta", ha expuesto.

La afectación del cierre en las cuentas municipales tendrá que ser analizada después de las elecciones municipales de mayo. Unos comicios a los que, según ha recordado el primer edil del PSOE, todavía no sabe si podrá presentarse, pendiente del recurso a la sentencia que le condenó por prevaricación administrativa y fraude.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.