Según detalla un comunicado de Aena, también se optimizará el hormigonado de las galerías subterráneas, se sustituirá todo el alumbrado de la central por luminarias de tecnología LED, que son más eficientes, y se renovará el cableado de distribución de media tensión y comunicaciones.

Por otra parte, se sustituirá y modernizará el equipamiento del que dispone actualmente, con "una clara apuesta por la implantación de tecnología punta", que "facilitará el control remoto del mismo". En una segunda fase, se procederá, asimismo, a incrementar la potencia instalada de la central, que en estos momentos tiene capacidad para atender la demanda equivalente al consumo de más de 15.000 hogares.

La central eléctrica abastece de energía a todo el aeropuerto, por lo que se trata de una instalación "muy sensible" a la hora de garantizar su operatividad. Con el objeto de compatibilizar la ejecución de los trabajos con el funcionamiento habitual del aeropuerto, se han programado las obras en varias fases, mientras que las pruebas del nuevo equipamiento se realizarán en franjas horarias de baja actividad.

La ampliación y reforma de la central es un proyecto crucial, teniendo en cuenta el desarrollo que experimentará el Aeropuerto de Sevilla a medio plazo, con la transformación del edificio terminal, la "más ambiciosa" de las tres últimas décadas, o la implantación de nuevos proyectos industriales, como el hangar de Ryanair, entre otros aspectos.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.