'Bandersnatch'
Escena de 'Bandersnatch', el capítulo interactivo de 'Black Mirror'. NETFLIX

La película interactiva de Netflix, Black Mirror: Bandersnatch, ha vuelto locos a los fans de la serie con las múltiples ramas narrativas que contiene. Sin embargo, hay una opción que se quedó en el tintero: una decisión que llevaba al espectador a otra película completa y totalmente ajena a la trama principal.

Charlie Brooker y Annabell Jones han sido los han sido los artífices de esta experiencia y han sido los que han desvelado ese camino alternativo que finalmente no llegó a incluirse en la película interactiva.

"Lo único que realmente quería incluir pero no tuvimos tiempo de hacer, es en el momento en el que Stefan recibe una cinta VHS y ve un documental", contó Brooker en una entrevista a Huffington Post.

El creador explicó que desde el principio querían haber metido una opción de elegir entre dos cintas de vídeo, una que sería esencial para la trama y otra que sería una película que grabó en la televisión.

"Podrías verla entera. Literalmente se elige y puedes ver una película completa, de principio a fin, pero en cualquier momento puedes presionar el botón para detenerla. Lo podríamos haber hecho... habría sido genial", añadió.

A pesar del entusiasmo de Brooker por la idea, su compañera Jones no está de acuerdo con él y fue quién se negó a añadir esa opción en la historia.

Incluir un film completo dentro de Bandersnatch habría vuelto locos a los fan de Black Mirror, sobre todo porque la idea de Brooker era meter un película cualquiera, sin ninguna relación con la trama principal, toda una broma a los fans.