Al menos 14 personas murieron y unas 30 resultaron heridas este martes, después de que un grupo de asaltantes armados atacara un complejo hotelero de lujo en Nairobi (Kenia). Uno de los heridos es un ciudadano español residente en en la ciudad, aunque Exteriores confirmó que su estado no reviste gravedad.

El presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta, confirmó este miércoles que al menos 14 personas murieron en el ataque. "Catorce vidas inocentes se perdieron (...) y otros resultaron heridos", subrayó Kenyatta, al precisar que "todos los terroristas fueron eliminados", en un mensaje televisado dirigido a la nación.

Kenyatta aseguró que la operación de seguridad para reducir a los terroristas ha acabado, si bien no concretó cuántos asaltantes participaron en el ataque contra el complejo hotelero 14 Riverside, en el barrio de Westlands, en el norte de la capital keniana. El gobernante concretó que más de 700 civiles fueron rescatados por las fuerzas de seguridad desde el inicio del atentado. "Mi corazón y el de cada keniano está con cada hombre y mujer inocentes sacudidos por una violencia sin sentido" lamentó el jefe de Estado, quien deseó a los heridos "una rápida recuperación".

Fuentes de la morgue de Chiromo, próxima al complejo hotelero 14 Riverside, indicaron en un primer momento que habían recibido 15 cadáveres y que se esperaban más, según informó la agencia Reuters, citada por la televisión keniana.

Al menos cinco de las víctimas mortales se produjeron en un restaurante de estas instalaciones al estallar un coche bomba en el que se encontraba un suicida, que también falleció, según pudo constatar un fotógrafo de Efe que vio los cuerpos desplomados sobre las mesas del establecimiento.

Una sexta víctima sucumbió a sus lesiones en el hospital de MP Shah, que recibió a cinco heridos, confirmó a los medios la legisladora keniana Esther Passaris, quien urgió a los ciudadanos acudir a donar sangre, ya que "las reservas siempre son bajas".

El inspector general de la policía del país africano, Joseph Boinnet, confirmó que se había cometido un "supuesto ataque terrorista" y que las operaciones policiales seguían en curso para reducir a los atacantes.

Los hechos comenzaron alrededor de las 15.00 hora local (13.00 en la península española), cuando se produjo una explosión frente a las puertas de una sucursal bancaria dentro del complejo, seguida de otra detonación de un suicida en el vestíbulo del lujoso hotel DusitD2, según la Policía.

El grupo yihadista somalí Al Shabab reivindicó la autoría del ataque —a través de su portavoz Ali Dheere— en un mensaje emitido en su emisora de radio Andalus y afirmó: "Los no musulmanes son nuestro objetivo y vamos a matarlos allá donde se escondan de nosotros".

Los atacantes pasaron el control de vehículos de acceso al complejo disparando a los guardas y lanzaron explosivos contra varios vehículos que se encontraban en el aparcamiento, según dijo la policía al diario local Daily Nation.

Bajo control

El ministro de Interior keniano, Fred Matiangi, afirmó que la situación "está bajo control y que el país es seguro".

"Podemos confirmar que hemos asegurado todos los edificios afectados por el ataque. Los terroristas no pueden derrotarnos y debemos seguir fuertes", dijo Matiangi en una rueda de prensa.

"Estamos ya en la etapa final para neutralizar el ataque, recoger evidencias y documentar las consecuencias de este desafortunado suceso", continuó el ministro de Interior.

La Embajada española pide precaución

La Embajada de España en Kenia pidió precaución a los ciudadanos españoles residentes en Nairobi debido al "posible ataque terrorista". La legación española en el país africano recomienda "evitar la zona", acordonada por la policía.

La embajada de Estados Unidos, por su lado, recomendó a los ciudadanos estadounidenses "evitar el área, informarse a través de los medios locales y seguir las instrucciones de emergencia".

Además, Naciones Unidas, que tienen ahí su sede regional, también advirtió del ataque ocurrido en la capital de Kenia, y aconsejó no acercarse a la zona donde se produjeron los hechos.

El mensaje del presidente Kenyatta

El presidente de Kenia explicó que, durante la mañana de este miércoles, se reunió con el consejo de seguridad nacional del país y aseguró que se perseguirá "a cualquier persona implicada en la planificación, financiación y ejecución de este acto ignominioso". En este sentido, Kenyatta destacó que "la seguridad es una responsabilidad compartida entre los ciudadanos y el Gobierno", y emplazó a los kenianos a informar a las autoridades de "cualquier individuo o acción sospechosos que adviertan en su día a día".

El mandatario felicitó tanto a las fueras de seguridad como a los equipos de emergencia por su "rápida y efectiva actuación", y por ser ejemplo del "carácter compasivo y resiliente" del país. Según Kenyatta, "se están realizando numerosos esfuerzos para mantener la seguridad", por lo que "tanto los kenianos como los visitantes extranjeros están a salvo en el país". "Somos un país gobernado por leyes, normas y regulaciones, un país que abraza la coexistencia pacífica. Creemos en estos valores incluso frente a la adversidad", zanjó el presidente.