Dependencia
Un anciano con discapacidad y dependencia, en una imagen de archivo. ARCHIVO

La Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales ha lamentado que el proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) 2019 aprobado por el Gobierno recoja un incremento insuficiente para la atención de la dependencia. Así, según se desprende de sus cálculos, unos 20.000 grandes dependientes y dependientes severos quedarían sin atender.

Según explicó en una nota, la asociación calcula que con 515 millones más para la atención a la dependencia, "y siempre que los mismos se destinen íntegramente al Nivel Mínimo Garantizado, tal y como se solicitó en el Pacto de Estado por la Dependencia", permitirían atender "a 80.000 grandes dependientes y dependientes severos, de los 100.000 que actualmente se encuentran desatendidos".

Ese aumento de 515 millones para el sistema de atención a la dependencia y otros 315 millones más para la Seguridad Social de los cuidadores que el Ejecutivo plantea en su proyecto de PGE "solo supone el 72% de lo necesario para acabar con la desatención de los Grandes Dependientes y Dependientes Severos (715 millones)", añadió la asociación.

Según los gerentes, el incremento neto de 515 millones supondría alcanzar un total de 1.822 millones de euros de aportación de la Administración General del Estado a la atención a la Dependencia (una estimación del 28% del gasto público total anual). Asimismo, según calculan, se generarán 18.500 empleos directos en todo el territorio.

La Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales considera "muy importante" que los grupos parlamentarios "tengan en cuenta estos datos a la hora de negociar la aprobación de los PGE" y reclama que a las cuentas del Estado se les acompañe "de algún sistema que comprometa a las comunidades autónomas a reducir su lista de espera empezando por los grados más elevados".