Roscón de Reyes con glaseado espejo en Thermomix
Roscón de Reyes con glaseado espejo en Thermomix  EMMA GARCÍA

La emoción de los niños por la ansiada llegada de los Reyes de Oriente nos hace sonreír a todos y recordar aquellos días en los que vivíamos la espera con la misma mezcla de ilusión y nervios. Después de abrir todos los regalos con los ojos como platos, en el desayuno más feliz del año, por supuesto, no podía faltar el clásico roscón de Reyes.

Como cada año tampoco podemos saltarnos nuestra tradición de preparar un roscón casero. Desde el convencional hasta uno vegano y sin gluten, lo cierto es que a partir de la receta tradicional hay muchas posibles variaciones y rellenos.

Así que este año nos atrevemos con una receta con masa clásica pero relleno de chocolate y cubierto con un glaseado espejo que deslumbrará hasta a los mismísimos Reyes Magos. Aunque damos todos los pasos para prepararlo en Thermomix, la masa se puede preparar de forma manual y el glaseado de chocolate con una cazo al fuego. Será más lento pero quedará igualmente rico.

Ingredientes

Para la masa madre

  • 80 gr. de leche
  • 10 gr. de levadura prensada fresca
  • 1 cucharadita de azúcar
  • 130 gr. de harina de repostería

Para el roscón

  • 120 gr. de azúcar
  • 6-8 tiras de piel de limon
  • 6-8 tiras de piel de naranja
  • 60 gr. de leche
  • 70 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
  • 2 huevos
  • 20 gr. de levadura fresca
  • 30 gr. de agua de azahar
  • 450 gr. de harina de fuerza
  • 1 pellizco de sal
  • 1 cucharadita de aceite
  • 80 gr. de chocolate con leche

Para el glaseado

  • 5 hojas de gelatina neutra
  • 120 gr. de agua
  • 220 gr. de azúcar
  • 150 gr. de chocolate fondant de cobertura
  • 30 gr. de cacao puro en polvo
  • 65 gr. de nata
  • Chocolate o frutos secos para decorar

Preparación

La preparación del roscón debe empezar la noche anterior. Prepararemos un prefermento (masa madre) que marcará la diferencia. Ponemos en el vaso la levadura prensada, el azúcar y la harina, y mezclamos 15 segundos a velocidad 4. Retiramos la mezcla del vaso y formamos una bola que guardaremos en un tupper hermético o en un bol tapado con papel film. Lo dejaremos en el frigorífico toda la noche para que doble su tamaño. Si no tenemos tanto tiempo podemos sumergir la masa 15 minutos en un bol cubierto con agua templada, pero la gracia de una buena fermentación es el tiempo.

Al día siguiente podemos seguir con la elaboración del roscón. En el vaso ponemos el azúcar, las pieles de limón y naranja, y trituramos 20 segundos a velocidad 10. Con la espátula bajamos los restos de las paredes hacía el fondo del vaso.

Añadimos la leche, la mantequilla, los huevos, la levadura, el agua de azahar, la harina de fuerza, la sal y la bola de masa madre. Mezclamos 30 segundos a velocidad 6 y amasamos 3 minutos con el modo amasar (espiga). Dejamos reposar la masa al menos una hora tapada en el vaso hasta que duplique su tamaño, que será casi hasta la abertura. Si la temperatura ambiente no es cálida puede que tarde más tiempo.

Forramos una bandeja con papel de horno y colocamos en el centro un molde redondo (de los de emplatar o un vaso pueden servir) de unos 10 centímetros de diámetro engrasado con aceite por la parte exterior.

Retiramos la masa del vaso y amasamos con las manos para estirarla un poco. La dividimos en 8 porciones iguales de unos 140 gramos. Ponemos en el centro de cada porción un trozo de chocolate y doblamos la masa sobre sí misma formando una bola. Como manda la tradición escondemos un haba y una sorpresa entre la masa.

Colocamos las 8 bolas en la bandeja alrededor del molde redondo tocándose entre sí para que se peguen al hornear. Lo cubrimos todo con un trapo seco y limpio, y lo dejamos reposar 1 hora o hasta que doble su volumen. Precalentamos el horno a 200 grados.

Antes de introducir la bandeja en el horno bajamos la temperatura a 180 grados y horneamos el roscón 15 minutos con calor arriba y abajo. Retiramos del horno y dejamos templar. Después colocamos el roscón en una rejilla y lo dejamos enfriar del todo. Lavamos el vaso para el siguiente paso.

Para preparar el glaseado espejo ponemos en remojo las gelatinas cubiertas con agua y reservamos. En el vaso echamos el agua y el azúcar y, sin poner el cubilete, programamos 8 minutos a 105 grados y velocidad 2,5.

Añadimos el chocolate fondant y mezclamos 20 segundos a velocidad 3. Agregamos el cacao en polvo y mezclamos de nuevo 20 segundos a velocidad 4. Incorporamos la nata y mezclamos otros 20 segundos a velocidad 4.

Escurrimos bien las gelatinas y las añadimos a la mezcla de chocolate. Mezclamos 20 segundos a velocidad 4. A continuación programamos 30 minutos a velocidad 2 para que se enfríe el glaseado. Con ayuda de un cucharón o similar vamos bañando el roscón con el chocolate 3 o 4 veces hasta cubrirlo, dejando que se asiente el chocolate entre cada baño.

Podemos decorar con chocolate rallado o frutos secos como almendras laminadas o nueces picadas. No podemos olvidarnos de la corona. Y listo para servir.

Encuesta

¿Qué tipo de roscón es tu favorito?

Roscón sin nada, tal cual
27,56 % (1344 votos)
La nata es indispensable en el roscón
47,91 % (2336 votos)
El de crema, por supuesto
15,22 % (742 votos)
Mi debilidad es el roscón de chocolate
9,31 % (454 votos)