En un comunicado, la Jefatura Superior de Policía de Canarias explicó que, los detenidos se negaron a pagar ofreciendo diversas excusas y lanzaron diferentes objetos del establecimiento -sillas, ceniceros o cubertería- a los empleados ocasionando lesiones en el rostro a uno de ellos que tuvieron que ser tratadas médicamente.

Ante la situación, las personas que se encontraban disfrutando de la comida en el establecimiento, muchas de ellas acompañadas de menores, abandonaron alarmadas el restaurante, temerosas de sufrir algún tipo de lesión.

Una vez personados en el lugar, los agentes pudieron interceptar a uno de los presuntos autores en el exterior del establecimiento y, gracias a la cooperación y coordinación entre Policía Nacional y Policía Local, desplazarse y detener a los otros dos presuntos autores en la recepción del hotel en el que se encontraban alojados.

Finalmente, los detenidos, junto al atestado instruido por la Policía Nacional, fueron puestos a disposición de la autoridad judicial competente.