Tras la salida de Jordi Magentí de la cárcel, después de que en nueve meses no haya podido demostrarse que se trate del asesino del pantano de Susqueda, ahora la investigación se centra en un ciudadano francés.

Se trata de un hombre que se encontraba en la zona el día del crimen sin teléfono ni vehículo. Dijo que se hizo una herida en la mano tras una caída y fue descartado por las autoridades. Ahora se pide a Francia que le localice.

Fiscalía y Mossos estaban convenidos de que Magentí era el asesino. Él mismo reconoció haber estado en el pantano aquel día y haber escuchado los disparos que acabaron con la vida de Marc y Paula. Las fotos de su coche demostraban que se encontraba allí. Todo cuadraba, pero el ADN encontrado en los restos de su ropa no coincide con el de las víctimas.

Se duda incluso de que los homicidios se perpetraran en la zona de la Rierica, porque el tipo de piedras usadas para hundir los cuerpos se han encontrado en diferentes puntos del pantano. Tampoco coinciden las versiones de los testigos a la hora de ubicar los disparos que se escucharon en todo el valle.

Consulta aquí más noticias de Girona.