El Banco de España ha bajado una décima, hasta el 2,5%, su previsión de crecimiento de la economía española para este año, de acuerdo a la nueva proyección de las principales macromagnitudes de la economía española publicada este viernes. Es la misma rebaja que había realizado en septiembre.

Mantiene, asimismo, la previsión de crecimiento para 2019 en el 2,2%, igual que en septiembre, pero rebaja en una décima la de 2020, hasta situarla en el 1,9%. También incorpora por primera vez proyecciones de crecimiento para 2021, que sitúa en el 1,7%. El Gobierno estima que la economía española crecerá un 2,7% este año, un 2,4% en 2019, un 2,2%, y un 2,1% en 2021.

En comparación con las proyecciones anteriores, el crecimiento del PIB se revisa ligeramente a la baja, en una décima en 2018 y otra en 2020. En 2018 se debe, con los datos más recientes, a que el avance del producto en el primer semestre del año fue menor del estimado anteriormente.

La ausencia de revisión en 2019 es consecuencia, según el Banco de España, de varios factores cuyos efectos se contrarrestan. Estos son el comportamiento actual de la actividad, que está siendo ligeramente más dinámico de lo proyectado en meses previos, a lo que se unen los efectos positivos de la caída reciente del precio del petróleo.

También se debe a la valoración de los mercados exteriores, que es más negativa respecto a septiembre, lo que explica también la revisión a la baja de 2020.