A su llegada a las instalaciones le esperaban el ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska; la secretaria de Estado de Seguridad, Ana Botella; el director general de la Policía Nacional, Francisco Pardo; el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, y el alcalde de la ciudad, Antonio Román, entre otros.

Una vez dentro, el Rey ha tenido la oportunidad de compartir unas palabras por videoconferencia con los agentes de este cuerpo que prestan servicio actualmente en la embajada de Kabul y, según han precisado a Europa Press fuentes de la Casa Real, después ha firmado en el libro de honor del GEO.

Felipe VI, tras escuchar el himno nacional, ha pasado revista, y ha participado en el homenaje especial que con motivo de este cuarenta aniversario han rendido los agentes del GEO a sus compañeros fallecidos, el último de ellos el subinspector Francisco Javier Torronteras, quien perdió la vida el 3 de abril de 2004.

Un acto emotivo y sencillo en el que también han participado otras fuerzas y cuerpos de seguridad, así como familiares y autoridades de la provincia de Guadalajara, donde se asienta el GEO desde 1978, instalaciones que ya han sido visitadas por Su Majestad Felipe VI en dos ocasiones anteriores, cuando aún era príncipe.

En su visita, el Rey, acompañado también del comisario jefe del GEO en Guadalajara, Javier Nogueroles, ha descubierto una placa en la que se lee 'Su Majestad el Rey visitó las instalaciones del Grupo Especial de Operaciones del Cuerpo Nacional de Policía con motivo de su 40 aniversario".

A continuación, Felipe VI -cuya visita se ha extendido durante unas dos horas- ha presenciado una demostración de ejercicios en los que se recoge el trabajo que realizan estos efectivos en sus actuaciones tanto dentro como fuera de España.