Biofactoría Gran Santiago
Biofactoría Gran Santiago SUEZ

La ONU ha premiado a las "biofactorías" que la empresa Aguas Andinas puso en marcha en Santiago de Chile para convertir las aguas residuales y los lodos procedentes de alcantarillas en energía limpia.

La entrega del premio a la empresa chilena se ha materializado en la 24 Conferencia de las Partes de la Convención de Cambio Climático de la ONU (COP24) que se celebra en la ciudad polaca de Katowice.

Las "biofactorías" chilenas fueron reconocidas con el premio Momento para el Cambio de la Secretaría de Naciones Unidas para el Cambio Climático junto a otras iniciativas internacionales que han destacado por su compromiso con el medio ambiente y para combatir el calentamiento global.

"Una visión estratégica de futuro"

El proyecto para transformar en "biofactorías" las tres plantas de tratamiento de aguas residuales de Santiago de Chile lo puso en marcha la empresa Aguas Andinas —filial de la multinacional Suez— en el año 2017. Culminará en 2022, cuando está previsto que las tres instalaciones emitan cero residuos, sean autosuficientes y sus emisiones de carbono a la atmósfera sean neutras.

"Este nuevo modelo, basado en la economía circular, se lleva a cabo aplicando tres criterios: la reutilización del agua, la generación de energías renovables y la valorización de residuos. España es un referente importante en el progreso de este modelo, que se está materializando con éxito en Granada y Barcelona, y se proyecta poder extenderlo progresivamente a otras zonas con el objetivo de alcanzar el residuo cero y la autosuficiencia energética en las instalaciones", dice la compañía.

Ángel Simón, vicepresidente ejecutivo de Suez.

El vicepresidente ejecutivo de Suez para España, América del Norte y América Latina, Ángel Simón, subrayó que este premio reconoce "la relevancia de una visión estratégica de futuro" que está alineada, dijo, con la hoja de ruta de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.

"Creemos firmemente en nuestras biofactorías, en la importancia de avanzar a través de la innovación y en el compromiso para que las infraestructuras sean sostenibles. Con las biofactorías, estamos contribuyendo a la preservación de los recursos para las futuras generaciones e impulsando interrelaciones de mutuo beneficio con nuestras comunidades. Estamos comprometidos con alcanzar el impacto cero al medio ambiente para ayudar, así, a disminuir los efectos que el cambio climático está causando en el planeta. Ese es nuestro objetivo", dice.

Simón destaca que la distinción ayuda a poner el foco en el cambio de paradigma por el han apostado en la empresa, y que implica "evolucionar hacia la protección decidida del medio ambiente y el bienestar de las personas a través de proyectos de referencia en economía circular". El premio fue recogido en la ciudad polaca de Katowice por el responsable de la empresa chilena Aguas Andinas, Narciso Berberana.

Otros premiados

La ONU ha reconocido además al Forest Green Rovers del Reino Unido como el club de fútbol "más ecológico del mundo"; una iniciativa del Banco de América Merryll Lynch para movilizar 10.000 millones de dólares y financiar acciones de mitigación del cambio climático; o el proyecto de la organización Seacology para conservar los manglares de Sri Lanka.

Entre los premiados figura también la provincia canadiense de Columbia Británica por haber sido el primer Gobierno de América del Norte que ha asumido la responsabilidad del cien por cien de su contaminación de gases de efecto invernadero.