El portavoz de ERC en el Congreso, Joan Tardà, ha vuelto a llamar "fascista" este miércoles en la tribuna a Albert Rivera, de Ciudadanos, como respuesta a las reiteradas acusaciones del líder naranja de un "golpe de Estado" en Cataluña, dirigidas a los partidos independentistas.

Esto ha ocurrido durante el debate posterior a la intervención del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para dar cuenta de los acuerdos alcanzados en la UE sobre la salida del Reino Unido y sobre la situación en Cataluña.

Tras la bronca, la presidenta del Congreso, Ana Pastor, ha vuelto a recordar a ambos diputados que se retirarán del diario de sesiones dichas expresiones. "No se puede permitir que sigamos por el mismo camino, la política no es insultar, es construir con la palabra", ha añadido.

En realidad, ha detallado que las expresiones "fascista" y "golpista" se podrán leer en el diario de sesiones junto a un asterisco que indicará que han sido retiradas por la Presidenta. A su juicio, los diputados ya son "adultos" como para conocer que hacer política es defender sus ideas con la palabra.

"Una puñalada trapera"

Tardá también ha tenido palabras duras para Iglesias, al que ha acusado de equivocarse de libro de historia al compararles con Francesc Cambó, algo que ha considerado "una puñalada trapera". A Sánchez le ha dicho que "la única unilateralidad" es no aceptar que hay "una inmensa mayoría de catalanes" que estaría de acuerdo con un referéndum pactado si todos se sienten integrados en la solución, sea cual sea el resultado.

Después de admitir que hoy en día no hay una mayoría a favor de la independencia, pero sí del referéndum, ha señalado que la consulta será "inevitable". "¿Por qué tenemos que hacer sufrir a las sociedades si al final no se pueden poner diques a la democracia, no se pueden poner puertas al campo?", se ha preguntado, y ha instado al presidente del Gobierno a facilitar el diálogo.