Ayuntamiento y Gobierno regional destacan el "trabajo conjunto" para recuperar y poner en valor Monte Cantabria

  • La alcaldesa de Logroño, Cuca Gamarra, y la consejera de Desarrollo Económico e Innovación, Leonor González-Menorca, han destacado este
Gamarra y González Menorca, en la visita
Gamarra y González Menorca, en la visita
EUROPA PRESS

martes el "trabajo conjunto" que están desarrollando ambas administraciones en la recuperación y puesta en valor del yacimiento arqueológico del Monte Cantabria.

Gamarra y González Menorca han visitado este mediodía este enclave histórico de la ciudad de Logroño, donde se está acometiendo la limpieza y consolidación del recinto de entrada en el marco de la primera de las seis fases de que consta el proyecto global para la recuperación del yacimiento, con un presupuesto total de 1,5 millones de euros.

"Adecentar el enclave, conservar y recuperar el patrimonio arqueológico y divulgar los valores del yacimiento como Bien de Interés Cultural" es el objetivo principal de estos trabajos, cuya primera fase de las obras, que comprende la limpieza y consolidación del recinto de entrada al yacimiento arqueológico, comenzó a mediados de noviembre.

En definitiva, como han coincidido en señalar tanto la alcaldesa como la consejera, se trata de "unos trabajos que constituyen la primera actuación de envergadura que se realiza en el Monte Cantabria en la historia de la ciudad de Logroño" y que estarán, en esta primera fase, concluidos para la próxima primavera.

El Ayuntamiento de Logroño y el Gobierno de La Rioja firmaron el pasado mes de junio un convenio por el que financian a partes iguales esta primera fase de las obras, que fueron adjudicadas en octubre a la empresa Obras de Construcción e Instalaciones por un importe de 192.950 euros y un plazo de ejecución de cuatro meses.

En estas primeras semanas se están realizando las labores de limpieza, desbroce del terreno y movimiento de tierras y en los próximos días comenzarán los trabajos arqueológicos con personal especializado. Hasta el mes de marzo se sucederán labores de limpieza del terreno y excavación arqueológica, drenaje y acondicionamiento de superficies, consolidación y restauración de muros y estudios asociados.

Cuca Gamarra ha asegurado que esta actuación "es uno de los hitos cumplidos este ejercicio por el equipo de Gobierno, que será realidad en 2019 y que cuenta en su primera fase con la colaboración de las dos administraciones para su financiación".

Para sucesivas fases, la alcaldesa ha recordado que el Ayuntamiento de Logroño ha solicitado al Ministerio de Fomento que contribuya por medio del 1,5% Cultural a la financiación del 75% de un presupuesto total cercano a los 1,2 millones de euros.

"Es el primer paso, firme y definitivo, para cumplir con el compromiso que adquirimos con los logroñeses de recuperar este enclave, un centinela que ampara nuestra ciudad y que conserva algunas de las claves de nuestro origen como ciudad", ha señalado.

Cuca Gamarra ha añadido que es una "actuación de futuro" para la que también se contemplan otras propuestas, "como la conexión del Monte Cantabria con el Camino de Santiago en su entrada a la ciudad, recuperando su trazado original". Además, se plantea "el establecimiento de nuevos accesos y nuevos espacios estanciales integrados en el paisaje, así como la forestación

de sus laderas para mejorar su valor ambiental".

Por su parte, Leonor González Menorca ha explicado que la conservación y recuperación del patrimonio histórico artístico es uno de los objetivos prioritarios del Gobierno de La Rioja, puesto que "el patrimonio cultural no es sólo un legado del pasado, sino un recurso fundamental para nuestro futuro, por su valor educativo y social y su potencial en el desarrollo económico".

Así, ha recordado que el presupuesto para las actuaciones patrimoniales de este 2018 ha ascendido a 3,4 millones de euros, y su objetivo es "realzar y dar visibilidad a nuestro rico patrimonio".

PRIMERA FASE DE LAS OBRAS.

Las obras de limpieza permitirán un levantamiento geométrico exacto de las construcciones existentes en su estado actual, para posteriormente acondicionar un sistema que mejore el drenaje de las aguas pluviales en los recintos en los que se encuentran los elementos constructivos de interés y efectuar la consolidación de los más representativos localizados en las excavaciones realizadas en el recinto de entrada y adecuar sus acabados para su correcta divulgación.

Diferenciando por elementos, se proyectan las siguientes actuaciones:En los parámetros de la muralla y muros interiores: Excavación, documentación y consolidación de los restos localizados; consolidación de los lienzos de muralla y muros interiores; reconstrucción de los parámetros derruidos; reconstrucción de muros a nivel apropiado para la divulgación del yacimiento; retacado y consolidación de juntas de los paramentos; consolidación de la superficie en la coronación de la muralla: lienzos y cubos; drenaje superior, recogida y canalización de aguas al exterior del yacimiento.

En las habitaciones excavadas en el recinto de entrada: limpieza y colmatación de los espacios excavados; consolidación de estructuras vistas; tratamiento de superficies y drenaje de las aguas de lluvia.

En el recinto general del yacimiento: levantamientos geométricos exactos del ámbito de la actuación; estudios petrológicos para la caracterización del material existente; vallado, señalización y limitación de accesos al yacimiento; memoria final arqueológica detallando la intervención realizada.

En total se actuará sobre 1.400 metros cuadrados, 300 de ellos ocupados por la muralla (que tiene una anchura media de 2 metros), 450 de zonas de extramuros y 650 de superficie del recinto intramuros. El plazo de ejecución se calcula en cuatro meses.

EMPLAZAMIENTO Y SITUACIÓN.

El Monte Cantabria está situado en la orilla izquierda del Ebro y constituye un excelente mirador sobre la ciudad de Logroño. En este enclave se encuentra un yacimiento arqueológico que es conocido desde antiguo y ha sido centro de atención de los eruditos desde el siglo XVII.

Los restos más notables se corresponden con un recinto fortificado medieval, que se superpone a un asentamiento de la época celtibérica. El yacimiento ha sido objeto de diversas intervenciones arqueológicas, que van desde prospecciones en toda la superficie a excavaciones arqueológicas centradas en el recinto fortificado.

La explotación del cerro como gravera en los años 70 y anteriores produjo la destrucción parcial del yacimiento, que también se vio afectado por la plantación de un viñedo en el extremo norte y por la colocación de un punto geodésico sobre uno de los cubos de la fortificación.

Además, la zona ha padecido los efectos de la erosión provocada por los agentes atmosféricos, las superficies excavadas se encuentran cubiertas de vegetación y también se ha registrado algún acto vandálico.

Aparte de lo que constituye el yacimiento arqueológico constatado (de 19.521 metros cuadrados), el área de delimitación del yacimiento del Monte Cantabria -según se indica en la declaración como Bien de Interés Cultural que tuvo lugar en 2012- consta también de una zona de presunción arqueológica (247.603 metros cuadrados) entre la cumbre y la ladera suroeste y un entorno de protección (378.235 metros cuadrados) que ocupa las laderas en las que se ubican las denominadas "Cuevas del Monte Cantabria", protegidas por el inventario arqueológico del término municipal.

El proyecto completo, del que ahora se está acometiendo esta primera fase, cuenta con un total de seis fases y tiene un presupuestado global estimado cercano a los 1,5 millones de euros.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento