3:10 to Yuma
Russell Crowe, uno de los protagonistas de '3:10 to Yuma'. Lionsgate

3:10 to Yuma , dirigida por James Mangold , ha recibido dos nominaciones al Oscar: a la mejor banda sonora original, compuesta por Marco Beltrami, y al mejor sonido. Pero ni el gancho de su pareja protagonista, Russell Crowe y Christian Bale , unido a las notables críticas que ha cosechado en los EE.UU. (76 puntos sobre 100 en Metacritic ) ha sido suficiente para que se haya estrenado en nuestras salas, y sigue sin fecha de exhibición.

Remake de un clásico de 1957, en esta ocasión es Russell Crowe quien asume el rol que en su momento protagonizó Glenn Ford, el de un peligroso forajido que será custodiado por un ranchero (Christian Bale en el personaje que interpretó Van Heflin ) hasta que llegue el tren de las tres y diez que le conducirá al juzgado de Yuma.

Enormemente popular décadas atrás, antes de los ochenta, y uno de los géneros cinematográficos más genuinos, tampoco han funcionado demasiado bien en taquilla los western estrenados en los últimos años. Open Range (2003), dirigida y protagonizada por Kevin Costner , pasó sin pena ni gloria entre los espectadores, al igual que la producción francesa Blueberry. La experiencia secreta (2004), basada en un cómic y dirigida por Jan Kounen.

'No es país para viejos', de los Coen, contiene numerosas reminiscencias al western.

Ello no significa que haya desaparecido, ni mucho menos, como género sino que sus temáticas o su inconografía, de héroes y villanos, de revolvéres y parajes desérticos, sigan presentes influenciando y reciclándose en muchas películas, aunque los caballos hayan sido sustituidos por coches o desvencijadas furgonetas.

Por ejemplo, la aclamada No es país para viejos, la novela de Comarc McCarthy adaptada por los Coen , funde las esencias del thriller (un hombre corriente atrapado en un asunto que le supera), con las del cine negro (trama intrincada reflejando un contexto social y económico) y el western. En este aspecto, No es país para viejos es casi un western crepuscular o, como la califican algunos autores, un neowestern donde parece no haber sitio para los héroes de ese antiguo Oeste.

A pesar de la escasa repercusión entre el público, Hollywood prepara un remake de un clásico del género y también la segunda parte de una oscarizada película.


Bailando con lobos (1990)

Bailando con lobosEn 1860, cuando las fronteras del salvaje Oeste están experimentando importantes transformaciones, el teniente John J. Dunbar fraterniza y se integra como un miembro más en una tribu sioux. Pero el avance del ‘hombre blanco' para conquistar el territorio se revela imparable.

Dirigida y protagonizada por Kevin Costner, ganó 7 Oscar. La segunda parte contará con Simon Wincer (Liberad a Willy) como director, pero no se ha confirmado el reparto, ni siquiera si Kevin Costner repetirá ante las cámaras.

 

Solo ante el peligro (1952)

Solo ante el peligroJusto después de haberse casado, un sheriff recibe la noticia que un forajido, que él mismo apresó tiempo atrás, se dirige hacia la localidad junto a su banda de secuaces y llegará al mediodía en tren. El agente de la ley decide quedarse y plantar cara a los malhechores.

Una obra maestra del género, dirigida por Fred Zinnemann, y con una de las interpretaciones que inmortalizaron a Gary Cooper , recompensado con el Oscar. Además obtuvo otras tres estatuillas: música, canción y montaje. Entre los productores que han adquirido los derechos para hacer el remake está Christopher Mitchum, hijo de otro actor mítico: Robert Mitchum.