Solaguren ha destacado el papel que la plataforma ha realizado a lo largo del tiempo y se ha mostrado convencido de que, si no hubiese existido y no se hubiese ejercido presión, no se hubiese planteado la liberalización.

Pese a ello, ha lamentado que se haya esperado al fin de la concesión para levantar las barreras de la autopista aunque ha reconocido el trabajo realizado en los últimos meses por el PSOE, sobre todo a través de sus representantes en la provincia.

El portavoz de la plataforma ha señalado que hasta hace poco ni siquiera se tenía la seguridad de que la autopista fuese a ser libre y gratuita, lo que ha derivado a su juicio en una falta de previsión y la ausencia de un plan estratégico para desmantelar la infraestructura.

En cualquier caso, Rafael Solaguren ha confiado en que tras la apertura de las barreras se pueda apreciar la disminución de intensidad en la circulación de la nacional N-1, después de achacar a este fenómeno la alta siniestralidad registrada en el corredor.

En este sentido, se ha mostrado confiado de que la liberalización de la autopista evite las situaciones de peligro que hasta ahora se han registrado de forma continuada en la nacional, si bien ha adelantado que desde la Plataforma se mantendrán las reivindicaciones para que se realicen las mejoras que se consideran imprescindibles en esta vía.

Finalmente, Rafael Solaguren ha insistido en que a partir de ahora "queda mucho trabajo por hacer" para disponer de un corredor Burgos-Miranda de Ebro adecuado, como retirar las cabinas de peaje o acometer más accesos.

Consulta aquí más noticias de Burgos.