Los Rolling Stones, ahora contra la drogas

  • Los Rolling Stones han advertido a los jóvenes ídolos de la música que las drogas no producen satisfacción.
  • Keith Richards, ex adicto a la heroína, advirtió de que de si la cantante Amy Winehouse no deja las drogas, acabará igual de "arrugado que él".
  • Tras estas declaraciones, algunos críticos consideran que los Rolling ya chochean y no se acuerdan de su pasado.
Los miembros de la banda estadounidense Rolling Stones.
Los miembros de la banda estadounidense Rolling Stones.
ARCHIVO
Los Rolling Stones, considerados los primeros "niños" traviesos del rock, han advertido a los jóvenes ídolos de la música que las
drogas no producen satisfacción.

"Cuando nosotros experimentamos con drogas, poco se sabía de sus efectos", ha señalado el líder de los "rolling", Mick Jagger, en unas declaraciones que publica hoy el dominical The Sunday Times.

"En nuestro tiempo, no había centros de rehabilitación", añadió Jagger, al advertir sobre los riesgos de las drogas para la salud.

En 1967, Jagger, de 64 años, fue detenido brevemente por posesión de estupefacientes, aunque actualmente es más conocido en el Reino Unido por su afición al entrenamiento físico. De hecho, antes de emprender una gira, Jagger corre unos doce kilómetros por día, hace natación y boxeo.

En nuestro tiempo, no había centros de rehabilitación"

El guitarrista de la banda y ex adicto a la heroína, Keith Richards, también de 64 años, ha advertido de que si la cantante Amy Winehouse no deja las drogas, acabará igual que él, todo arrugado, añade el rotativo británico.

Unos Rolling muy descafeinados

Otro "rolling", Ronnie Wood, de 60 años, que en una ocasión consumió tanta cocaína que se dañó la nariz, animó el año pasado a la modelo Kate Moss a dejar al cantante Pete Doherty, que ha sido detenido por posesión de estupefacientes. Doherty "no era muy bueno para ella, ¿no?", dijo Wood.

Sin embargo, algunos críticos de los Rolling Stones creen que éstos hablan más como abuelitos y no se acuerdan de su pasado.

Pero Alan Clayson, autor de una reciente biografía del grupo, The Rolling Stones: The Origen of Species, dice que Mick está en lo cierto en una cosa, "la clínica Betty Ford no existía en los años setenta. Había que depender del NHS", el Servicio Nacional británico de Salud.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento