Jueza a los 23 años, secretaria de Estado con Felipe González, y ahora ministra de Defensa, Margarita Robles destaca en una entrevista concedida a 20minutos.es el papel de las Fuerzas Armadas como garantes de la democracia y la paz y lamenta el desprestigio de la Justicia.

Es el 40 aniversario de la Constitución, ¿qué balance hace?

Es un hito histórico que en España podamos celebrar el 40 aniversario de una Constitución que nos ha hecho un país moderno, democrático, puntero en Europa y en algunos aspectos en el mundo.

¿Quedan cosas por hacer?

Hay que profundizar todavía en muchos derechos sociales que no están suficientemente reconocidos en la Constitución, pero nos tenemos que sentir profundamente orgullosos del marco de convivencia que nos ha dado. Nos sentimos orgullosos de una España democrática y de valores que tiene que ser cada día más igualitaria.

Como dice el texto, defender la integridad nacional compete a las Fuerzas Armadas. ¿Cómo afronta usted la amenaza independentista de Cataluña?

Hay una parte de la población en Cataluña que quiere la independencia, pero no es la mayoría. Lo importante ahora es que el debate en Cataluña tiene que volver a recuperar el marco de convivencia entre catalanes, que no haya una sociedad fragmentada y dividida. Es un trabajo político que hay que hacer. En cuanto a las Fuerzas Armadas, hacen lo mismo que en relación a los demás asuntos: defender los valores constitucionales.

¿El Ejército es una de las instituciones que más ha cambiado en estos cuarenta años?

Sin duda. Por motivos obvios, las Fuerzas Armadas se identificaban con la dictadura. Hoy en día es todo lo contrario, garantizan los valores constitucionales, defienden los valores democráticos, en España y en el mundo. Este es el momento también de rendir homenaje a los hombres y mujeres que han dado sus vidas defendiendo la paz y la libertad en el mundo.

En el Campo de Gibraltar hay tensiones, además de por el 'brexit', también por la inmigración, ¿se plantean una mayor presencia en esa zona?

Para el Campo de Gibraltar, el Gobierno ha presentado un plan específico que contempla, obviamente, lo relativo a la inmigración. España ha sido siempre un país muy solidario. Está liderando la Unión Europea las políticas necesarias para que haya un acogimiento en aquellos supuestos de migración de países donde se están vulnerando los derechos humanos o donde hay una situación de guerra. Pero no podemos olvidar que es un problema de toda la UE.

¿La UE se pone de perfil?

Una serie de países, sí. Hay otros que no, que están claramente comprometidos. Y tengo que aludir particularmente a la posición de Italia, que puede perjudicar en una misión para seguridad del Mediterráneo. Nos preocupa.

Si el legado del Gobierno de Rodríguez Zapatero en Defensa fue la creación de la Unidad Militar de Emergencias, ¿cuál quiere dejar usted?

A mí me gustaría poner en valor a las Fuerzas Armadas en su conjunto. Es curioso que el lema de la UME es 'Somos soldados'. Es decir, a veces parece que es una ONG, pero para nada. A mí me gustaría seguir avanzando en esas Fuerzas Armadas que son un ejemplo en Europa y para el mundo. Y también una mayor participación de las mujeres, que pueda haber mujeres generales. recientemente se ha presentado para el ascenso la primera.

¿Su presencia es aún muy reducida?

El porcentaje es del 12,7%. Hay que decir que es de los más altos de la Unión Europea, porque otros países, como Italia, tienen un 3%, pero creo que cuantas más mujeres se incorporen a las Fuerzas Armadas será mejor.

¿Cuál es el camino?

Me gustaría que cuando los jóvenes españoles, hombres y mujeres, decidan su futuro profesional, tengan como una opción valiente, comprometida y de futuro a las Fuerzas Armadas, y también vamos a poner en marcha medidas de conciliación.

Usted que ha sido portavoz del PSOE en el Congreso... Partidos como Podemos no han tenido problemas en apoyar las misiones de paz, ¿pero cree que le apoyarán con una fuerza de acción rápida?

Alguno de esos partidos, cuando ha habido por ejemplo que abordar las fragatas en Ferrol, han sido los primeros que han salido a defender que se construyan fragatas. Hay que tener en cuenta una cosa: la seguridad y la defensa en España, en Europa y en el mundo hay que cuidarla cada día. Yo siempre digo que es como la salud, no la valoramos hasta que no las perdemos.

¿Pero hay riesgos en España?

Vivimos en un mundo en el que no hay riesgos aparentes, pues todo el mundo da por sentado que vivimos en un ambiente de seguridad y de fecha. Pero ese ambiente de seguridad supone que en este momento muchas personas de las Fuerzas Armadas están protegiendo de una manera callada nuestra seguridad. Por ejemplo, no podrían volar en el espacio aéreo los aviones comerciales si no estuviera la gente del Ejército del Aire haciendo una labor absolutamente silenciosa y callada, que nadie conoce. La guerra es mucho más sofisticada y las amenazas son mucho más sofisticadas a través del ciberespacio, a través de las amenazas híbridas y demás.

¿Estamos preparados para una ciberguerra?

España y los profesionales, tanto de las Fuerzas Armadas como el Centro Nacional de Inteligencia, están muy altamente cualificados. El Ejército está absolutamente preparado para cualquier intervención que haya que hacer junto a la UE, comprometida sobre todo con las misiones de paz  -estamos en 20 de ellas en todo el mundo-.

¿Se conoce lo suficiente?

Tenemos discreción, por razones obvias, pero quiero transmitir también la alta preparación de España. A veces se tiene una imagen de los Ejércitos que no se corresponden para nada con la realidad de una sociedad moderna, que puede vivir en valores democráticos precisamente porque tiene unas Fuerzas Armadas y unos servicios de inteligencia que hacen que muchas amenazas puedan ser contenidas.

¿Cómo zanjó la polémica que surgió tras el rumor de que Defensa no estaría en el salón de Barcelona?

Es una polémica artificial. Si algo ha caracterizado a este Ministerio es la presencia de las Fuerzas Armadas en todas partes. Viajo por todo el mundo para dar a conocerlas. Ningún partido puede hacer bandera de las Fuerzas Armadas, porque son del Estado y de los ciudadanos.

¿El momento más complicado de su gestión ha sido la polémica por la venta de armas a Arabia Saudí?

No fue un momento complicado. Uno llega a un Ministerio y se encuentra con una herencia de la que no le han dado ninguna cuenta, y lo digo con sentimiento porque es un ministerio de Estado. Lo importante es que este gobierno no ha vendido armamento de las Fuerzas Armadas a Arabia Saudí. Y poner de relieve nuestro compromiso con los derechos humanos y la paz.

"Villarejo me definió en una cinta como ‘la tía más chunga, inútil y perniciosa’"

¿Hasta que punto interfiere el caso Villajero en el tablero político y la estabilidad del Gobierno?

No  interfiere en nada, Sobre el señor Villajero lo único que puedo decir es que hay unos procedimientos judiciales en marcha, que yo creo que la Justicia tiene que seguir. Sobre el excomisario se tienen que depurar todas las responsabilidades y hay una serie de grabaciones en las que pueden haber indicios delictivos de conductas realizadas por el señor Villarejo solo o en compañía de otras personas, yo lo único que pido que la Justicia las ponga sobre la mesa y se llegue hasta el final en la investigación. Lo que no es aceptable es que nadie, porque al final es un deshonor  para las Fuerzas de Seguridad del Estado y  para los miembros del Cuerpo Policial, pueda creerse que pone en jaque al Estado de Derecho. Mire, al Estado de Derecho no le chantajea nadie, y el que se cree que lo hace está tremendamente equivocado.

¿Usted sale en las cintas?

Pues yo estoy en una de las cintas de Villarejo, que yo sepa, en la que me define como, textualmente, la tía más perniciosa, inútil y chunga que ha conocido. Por eso digo que nunca unos calificativos así han sido más elogiosos.

"Lo que pasa en la Justicia es grave. El PP no debe ‘enredar"

¿Es más complicada la Defensa que la Justicia?

Son pilares fundamentales. Ahora tengo un compromiso con el gobierno de Pedro Sánchez, del que me siento muy orgullosa, pero soy juez desde los 23 años, mi mundo es la justicia, y me duele profundamente su desprestigio.

¿Qué opina de las recientes sentencias del Supremo?

Cuando me incorporé al proyecto de Sánchez, formaba parte de la  Sala Tercera del Supremo, y cuando vi el martes la sentencia, sentí un profundo dolor, como magistrada, como jurista y como ciudadana. Que haya opiniones diferentes es sano. Tirarse los trastos a la cabeza es lo que me produce una gran vergüenza. Me quedo con el voto particular de José Manuel Siera, que dice que si el  Supremo no es capaz de dar seguridad y credibilidad, cómo vamos a cumplir los jueces el papel de dar seguridad jurídica y credibilidad. 

¿Se desbloqueará la renovación del Poder Judicial?

Es muy grave lo que está pasando en la Justicia. Por eso hago una llamada a la responsabilidad del PP, que no enrede, entre comillas, con la Justicia, que siga trabajando para una renovación inmediata del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), porque es imprescindible pasar la página lamentable de la mala gestión del tema de las hipotecas, por el presidente del Supremo, Carlos Lesmes, y por el presidente de la Sala, Luis Díez Picazo,  y que se pueda abordar el procés con una Justicia que no esté en el punto de mira.

El sistema está en entredicho.

Es un sistema de elección constitucional y reconocido en la ley. Espero que el señor Casado tome decisiones. Alguien que como el señor Cosidó se permite el lujo de reenviar un wasap que pone en duda la independencia del poder judicial no puede estar ni un minuto más ostentando su representación de portavoz del PP en Senado.  

La Justicia ha vivido varios sobresaltos en los últimos meses, desde que aparecieron grabaciones de VIllarejo.

Ahora el gran reto es renovar el CGPJ, para ello hay que contar con una mayoría de 3/5, que exige un acuerdo entre partidos. Quienes hablan de pasteleo, olvidan que el Constitucional avala el sistema.

¿Ve próximas las elecciones generales?

Este gobierno llegó por una moción de censura constitucional, con el compromiso de acabar con la corrupción que lastraba al PP y el de ayudar a poner fin a la desigualdad. Hemos reflotado a la banca, pero los pensionistas, los jóvenes, los dependientes... vivieron una situación difícil. Tenemos un claro compromiso social, y la ciudadanía no entenderá que los partidos no apoyen un Presupuesto en ese sentido.

BIO: Una pionera

Leonesa del 56, jueza a los 23 años, fue la primera mujer en presidir una sala de lo Contencioso Administrativo y una Audiencia. Sin carné del PSOE, ha estado en los gobiernos de Felipe González, como secretaria de Estado de Justicia y, ahora, en el de Pedro Sánchez, lleva Defensa aunque sonó para Justicia.