By-Pass Embalse De Urrunaga, Zeanuri.
By-Pass Embalse De Urrunaga, Zeanuri. Europa Press - Archivo

La Agencia Vasca del Agua-URA, adscrita al departamento de Medio Ambiente, Planificación Territorial y Vivienda del Gobierno Vasco, ha destinado, en sus diez años de existencia, más de 305 millones a la prevención de inundaciones y a mejoras de saneamiento y abastecimiento de agua en Euskadi.

En lo que se refiere a la optimización de la gestión del ciclo del agua, a lo largo de esta década se han acometido inversiones superiores a los 120 millones de euros en infraestructuras de abastecimiento y saneamiento.

En materia de gestión de inundaciones, un riesgo al que Euskadi es "especialmente sensible" la inversión realizada a lo largo de esta década ha superado los 150 millones de euros en obras de defensa y mejora de los cauces de los ríos más expuestos, el Urumea, el Oria, el Ibaizabal y el Zadorra.

La Agencia del Agua celebrará este jueves el décimo aniversario de su nacimiento con un acto público en el antiguo Depósito de Aguas de Vitoria-Gasteiz, el Centro Cultural Montehermoso, con la participación de representantes de la Administración autonómica, foral y municipal de Euskadi así como de las Confederaciones Hidrográficas, de los entes gestores del ciclo urbano del agua y de organismos públicos con los que URA colabora.

En el transcurso de la presentación del acto conmemorativo, el consejero de Medio Ambiente, Iñaki Arriola y el director de URA, Ernesto Martínez de Cabredo, han invitado a los asistentes a "concitar esfuerzos, aunar estrategias y compartir recursos que permitan ganar en eficacia, eficiencia y solvencia en la

gestión integrada del agua" en todas las cuencas de Euskadi.

Según han indicado, creada hace diez años para unificar las políticas del agua en la Comunidad Autónoma, URA es un organismo público que tiene como misión "promover una gestión sostenible de este recurso y actuar preventivamente en las zonas inundables del Territorio, con las máximas garantías tanto para las personas como para el medio acuático, sean ríos, humedales, costas, estuarios o acuíferos".

Desde el año 2008 hasta la actualidad, la actividad de URA se ha concretado en inversiones por importe de 305 millones destinadas a la prevención de las inundaciones; ayudar a los municipios en saneamiento y abastecimiento, aplicar las normativas del ordenamiento, y a la promoción "de una visión común sobre la gestión del agua en Euskadi entre las administraciones y los agentes implicados".

En este ámbito, URA ha actuado en auxilio de la administración local y de los entes gestores, con los que sigue colaborando para conseguir que el agua captada sea devuelta al medio natural tras su utilización en las mejores condiciones posibles.

OBRAS CONTRA LAS INUNDACIONES

Según han indicado ambos responsables, "el cambio estructural más importante" promovido en el ámbito de prevención de inundaciones ha radicado en la labor preventiva dirigida a evitar que vuelvan a construirse viviendas e industrias en zonas inundables, mediante la Ordenación del Territorio, el régimen de autorizaciones de obras y los informes al planeamiento municipal.

Según han destacado, se trata de "una labor fundamental aunque quede en un segundo plano", en la medida en que "ha evitado y evitará en el futuro daños a las personas y a los bienes que son difíciles de calcular".

A lo largo de esta primera década de vida, las actividades de URA han permitido avanzar en el conocimiento del territorio fluvial-costero, a través de las redes de control de la calidad del agua y de aforos de caudal que se comparten con otras administraciones.

Estas redes permiten entender el medio acuático con más solvencia y, por lo tanto, hacer más eficaz la planificación hidrológica, a la vez que hacen posible también disponer de datos más precisos para la predicción hidrometeorológica y construir sistemas de alerta temprana de inundaciones, evaluar o seguir la evolución del cambio climático y de sus efectos, u otorgar autorizaciones y concesiones de captación o vertido con mayor conocimiento de la capacidad ecológico de las masas de agua afectadas. La inversión en estas redes en los últimos diez años ha ascendido a más de 35 millones de euros.

Han dicho también que más allá de las "importantes inversiones realizadas", la gestión del agua en Euskadi ha avanzado conceptual y estratégicamente de forma "muy significativa en este tiempo", a través de la aplicación por parte de URA y las Confederaciones del Cantábrico y del Ebro de las directivas europeas traspuestas al ordenamiento jurídico estatal.

En este ámbito destaca la planificación hidrológica, tanto en las cuencas internas del País Vasco de la Demarcación Hidrográfica del Cantábrico Oriental, como en las cuencas intercomunitarias de las tres de Demarcaciones Hidrográficas en que se divide la Comunidad Autónoma, en colaboración activa con las Confederaciones Hidrográficas del Cantábrico y del Ebro.

UNAS 6.000 INSPECCIONES ANUALES

Por otro lado, en estos diez años de vida, URA ha consolidado el servicio de Gestión del Dominio Público "integrado, coherente y reforzado", con relación directa con la ciudadanía y las administraciones.

A través de este servicio se otorgan concesiones y autorizaciones para los usos del

agua y su control, se administra y vigila el cumplimiento de las condiciones establecidas y se ejercen las funciones de policía de aguas.

Dichas funciones se han traducido en 2017 en 4.163 inspecciones de vertidos realizadas y 1.900 muestras analizadas en laboratorio, de las que han surgido 42 propuestas de incoación de expedientes y se han resuelto 21 de ellos con sanción.

En lo que respecta a las obras en dominio público o en servidumbre marítimo terrestre, se han llevado a cabo un total de 1.805 inspecciones, a partir de las cuales que se han promovido 140 propuestas de expedientes y se han resuelto 61 con sanción. Por último, en materia de concesiones se ha hecho el seguimiento a 137 captaciones.

Consulta aquí más noticias de Álava.