Stephen Hillenburg
Stephen Hillenburg en una imagen de archivo. ARCHIVO

Stephen Hillenburg, el creador del personaje de animación Bob Esponja, ha muerto a los 57 años, según informa el medio estadounidense Variety. Hilleburg había sido diagnosticado en marzo de 2017 de esclerosis lateral amiotrófica (ELA) una enfermedad degenerativa de tipo neuromuscular.

"Estamos increíblemente tristes por la noticia", afirmaron desde Nickelodeon, la compañía que emite la serie de dibujos animados. "Steve proporcionó a Bob Esponja un sentido único del humor y una inocencia que ha traído felicidad a generaciones de niños y familias en todo el mundo".

La empresa, que ha recaudado más de 13.000 millones de dólares (11.456 millones de euros) gracias a la serie Bob Esponja, subrayó que Hillenburg dio a la serie "un sentido del humor único y una inocencia que ha aportado felicidad a generaciones de niños y familias en todas partes".

Además, resaltó que sus "personajes totalmente originales" y el mundo de Fondo de Bikini — la casa de Bob Esponja— "permanecerán como un recordatorio del valor del optimismo, la amistad y el poder ilimitado de la imaginación".

De la docencia a lograr fama mundial

Hillenburg nació el 21 de agosto de 1961 en Fort Sill (Oklahoma, EE UU). Se dedicaba a ser profesor de biología marina antes de introducirse de lleno en el mundo de la animación. Con su desaparición, deja viuda a su esposa, Karen, con la que llevaba 20 años casado, y un hijo.

Movido por el talento artístico y el amor por el océano y sus criaturas, se lanza a realizar historias como medio de enseñanza. En ellas incluía personas que más tarde se convertirían en los habitantes de Fondo Bikini.

En 1999 creó Bob Esponja, una serie animada que atrajo tanto a jóvenes como adultos, que trataba sobre unos divertidos personajes que viven en el fondo del mar, que ha triunfado en todo el mundo y que ha emitido hasta la fecha cerca de 250 episodios.

En 2004 se estrenó la película Bob Esponja: La película, que recaudó en todo el mundo 140 millones de dólares (123,3 millones de euros). Su secuela, Bob Esponja: Un héroe fuera del agua, llegó a los cines en 2015 e ingresó 325 millones de dólares (286,4 millones de euros).