Incendios en California
Una casa cerca de la playa Zuma, en la costa del Océano Pacífico, destruida en el incendio de Woosley, en Malibú, California (EE UU). Mike Nelson / EFE

El hallazgo de ocho cuerpos más de víctimas mortales del gigantesco incendio que arde desde hace una semana en el norte de California eleva a al menos 59 el número de muertos por las llamas en ese estado, sumados tres fallecidos por otro fuego en el sur, informaron este miércoles las autoridades.

En declaraciones a los medios, el sheriff del condado de Butte, Kory Hornea, indicó que las ocho nuevas víctimas mortales hacen ascender la cifra total de fallecidos en el "Camp Fire", el más mortífero de la historia del estado, a 56, mientras que los otros tres muertos se produjeron en el sur californiano.

De los ocho cadáveres encontrados este miércoles en Butte, seis se hallaban en el interior de edificios y dos en el exterior.

Hornea también indicó que 130 personas permanecen desaparecidas, y su oficina hizo pública una lista con los nombres, edades y lugares de residencia de 103 de ellas.

Una ciudad arrasada

La mayoría de los desaparecidos residía en Paradise, localidad de 26.000 habitantes y que fue completamente engullida por las llamas.

Paradise se encuentra en la falda de la Sierra Nevada estadounidense, con un clima seco y soleado que en el último medio siglo ha atraído a muchos jubilados, lo que ha hecho que la población se triplicase en cincuenta años. La mayoría de las personas que aparecen en la lista de desaparecidos tiene más de 60 años.

El "Camp Fire" ha quemado un total de 10.321 edificios (8.650 de ellos hogares particulares), ha arrasado 55.846 hectáreas y los bomberos han logrado contenerlo en un 35%.

El gobernador de California, Jerry Brown, y el secretario (ministro) de Interior estadounidense, Ryan Zinke, visitaron este miércoles la zona afectada y prometieron auxilio estatal y federal para ayudar en las tareas de recuperación.

En paralelo, la oficina del sheriff del condado de Los Ángeles informó este miércoles del hallazgo de otro cuerpo, lo que aumenta a tres los muertos por el incendio bautizado como "Woolsey Fire", que afecta, entre otras, a las poblaciones de Malibú y Calabasas, en el sur de California.