Bundestag
Vista del edificio del Reichstag, sede del Parlamento alemán (Bundestag), en Berlín (Alemania). Alexander Becher / EFE

El Gobierno de Alemania aprobó a finales de octubre una subida del 3,9% del salario mínimo interprofesional para el próximo año, situándolo en 9,19 euros por hora trabajada, 35 céntimos por encima de los actuales 8,84 euros, mientras que se ha establecido que llegue a los 9,35 euros la hora en 2020.

Alemania estableció a partir de 2015 un salario mínimo de 8,50 euros la hora, que fue incrementado hasta los 8,84 euros la hora actuales en 2017. "La situación económica en Alemania es buena y por eso está aumentando el salario mínimo. Eso es lo que ha decidido el Gabinete", confirmó el portavoz del Gobierno Federal, Steffen Seibert.

De hecho, el ministro alemán de Finanzas y miembro del Partido Socialdemócrata (SPD), Olaf Scholz, abogó en una columna de opinión publicada por el diario Bild por elevar el salario mínimo en Alemania hasta los 12 euros la hora.

"Creo que el salario mínimo de 12 euros es apropiado. Las empresas no deben ahorrar en sueldos", afirmó el ministro alemán, señalando que "manejar bien el dinero es algo típicamente alemán", ya que el país vio nacer las cajas de ahorros y el seguro de pensiones, añadiendo que subir el salario mínimo "también es una forma importante de ahorrar", ya que todos los que trabajan están aportando para el día de mañana.

La buena marcha del mercado laboral alemán permitió a la primera economía europea superar en septiembre por primera vez la barrera de los 45 millones de ocupados, mientras que la cifra de desempleados continúa en mínimos desde la reunificación del país.

En concreto, según la Oficina Federal de Estadística de Alemania (Destatis), en el mes de septiembre el mercado alemán alcanzó una cifra récord de 45,012 millones de trabajadores, lo que supone un incremento de 216.000 ocupados respecto al mes anterior y de 557.000 en un año.

Por su parte, Eurostat confirmó en octubre que la tasa de paro del país germano se mantuvo estable en septiembre en el 3,4%, repitiendo así como la más baja de todos los países de la zona euro, con un total de 1,451 millones de desempleados.