Agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil de Madrid han desarticulado en Madrid y Bilbao una de las principales bandas de sicarios colombianos que operaban en España, tras la detención de 14 personas que constituían una auténtica "oficina de cobros" dedicada a recaudar deudas generadas por el tráfico de drogas.

Vinculados al 'cártel de Cali' y a la organización paramilitar Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), a los detenidos se les imputan delitos de extorsión, detención ilegal, homicidio, tráfico de estupefacientes, tenencia ilícita de armas e infracción de la ley de extranjería. El principal responsable tenía pensado atentar contra los dos agentes de policía que le detuvieron.

A los detenidos se les imputan delitos de extorsión, detención ilegal, homicidio y tráfico de estupefacientes.
La operación ha sido llevada a cabo por agentes de la
Policía Nacional pertenecientes a la Brigada Central de Crimen Organizado de la UDYCO-Central y el Grupo de Homicidios de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Madrid.

Según informó el Ministerio del Interior en un comunicado, la investigación policial comenzó hace cuatro meses, después de que se tuviera conocimiento de que un peligroso delincuente colombiano, identificado con C.A.G.E., alias 'Oscar', había quebrantado una condena aprovechando un permiso penitenciario.

Detenido por asaltar un furgón

Este individuo había sido detenido por la Policía en septiembre de 2000, después de haber cometido el asalto a un furgón blindado en el que se produjo un enfrentamiento con los vigilantes jurados que terminó con el fallecimiento de uno de los atracadores, así como en numerosos atracos a joyerías y locutorios, por los que fue condenado a 21 años de prisión.

C.A.G.E. había sido elegido por elementos vinculados a las Autodefensas Unidas de Colombia y al cártel colombiano de Varela para dirigir en España una oficina de sicarios, con la finalidad de cobrar deudas derivadas del narcotráfico y realizar ajustes de cuentas.

Tras iniciar una línea investigativa y, valiéndose de los órganos de coordinación, la Policía supo que el Grupo de Homicidios de la Guardia Civil de Madrid tenía abiertas unas diligencias por el hallazgo de un cadáver semienterrado de un varón en un descampado de la localidad de Ciempozuelos, el pasado mes de septiembre. Entonces se llevó a cabo una investigación conjunta que acabó con la detención de la banda. Se les incautaron vehículos, cocaína, armas y dinero en efectivo.