Apuestas
El juego real en apuestas deportivas se ha multiplicado por casi un 2,5 en seis años. GTRES

El recién publicado Anuario del juego en España 2018, elaborado por la Universidad Carlos III y Codere, arroja luz sobre las cantidades que mueve el sector de los juegos de azar en España, que representa un gasto de más del 0,9% del PIB.

En 2017 los clientes de este tipo de "entretenimiento" invirtieron 41.827 millones de euros, la cifra más alta jamás registrada, impulsada principalmente por el auge de los juegos online que, desde su nacimiento, no han hecho otra cosa que crecer sin ningún periodo de recesión interanual.

El sector presencial no puede presumir de lo mismo, pues con la crisis empezó a experimentar una caída en picado de la que empezó a recuperarse en 2013.

Apuestas deportivas

Las apuestas deportivas, tanto presenciales como online, no han dejado de crecer con el paso de los años, ni siquiera durante el periodo de la crisis, cuando las máquinas tragaperras, los casinos, bingos y salones de juego veían cómo el bolsillo de su clientela empezaba a flaquear.

Se trata de un mercado que va engordando a un ritmo de aproximadamente un 20%. Sin embargo, los jugadores de esta vertiente invierten más dinero vía online (5.555 millones de euros en 2017) que en las casas de apuestas deportivas (1.670 millones).

Teniendo en cuenta los datos del llamado "juego real", es decir, lo que le queda a la casa de apuestas después de haber restado el dinero de los premios -resultado que luego se ve rebajado por los impuestos-, este mercado se ha multiplicado por casi un 2,5 en seis años, pasando de 303,3 millones de euros en 2012 a 742 en 2017, convirtiéndose en la modalidad que más ha crecido en España en el último año.

"Todo indica que las apuestas deportivas seguirán creciendo porque aún no han alcanzado el punto de maduración de su mercado y siguen atrayendo nuevos clientes, tanto presenciales como online", indica el informe.

Sobre los deportes por los que los aficionados deciden apostar, el informe destaca que "los partidos de la liga española ya no captan la atención prioritaria, desplazada a la Champions o, en su caso, a la Europa League, cuyos formatos encajan en las apuestas".

Las comunidades que más apuestan

Las comunidades autónomas que más dinero se gastan en los locales físicos son País Vasco, Navarra y La Rioja, seguidas por Galicia, Madrid y la Comunidad Velenciana. En el polo opuesto se encuentran Andalucía, Cataluña y Asturias.

Perfil sociológico de los jugadores

La mayoría son hombres de 25 a 34 años con un estatus medio alto -seguidos por los de estatus medio bajo- que apuestan de manera esporádica. Las personas de estatus alto no juegan a esta modalidad.

La Quiniela, la gran perjudicada

La gran olvidada de esta vertiente es La Quiniela, desplazada por "el nuevo modelo de negocio de los grandes clubes de fútbol, basado en los derechos de imagen por retransmisiones". Tan solo representa un 10% del total de las apuestas deportivas.