Ruleta, juego, casino.
Las casas de apuestas y los salones de juego han experimentado un visible crecimiento desde la crisis. EUROPA PRESS - Archivo

La Comunidad de Madrid aprobará antes de que acabe el año dos decretos para regular un peldaño más los salones de juego y locales de apuestas que, desde la crisis, proliferan de forma visible por la región.

La consejera de Economía y Hacienda, Engracia Hidalgo, ha anunciado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno que obligarán a los propietarios de estos locales a establecer controles de acceso. Hasta la fecha, la ley impedía la entrada a menores, personas incapacitadas legalmente e inscritas en el registro voluntario de ludopatía, aunque no exigía medidas concretas para evitarlo.

El Ejecutivo del PP quiere que, con la llegada de estos decretos, las empresas que gestionan estos negocios contraten a personal para verificar la identificación de los clientes en "mostradores" de acceso, como ocurre en los casinos. Fuentes regionales consultadas por 20minutos.es cifran en 385 el número de salones de juego y en 190 los centrados en apuestas, normalmente sobre eventos deportivos.


Sin licencias

Además, la Comunidad exigirá que estos comercios se rotulen adecuadamente para diferenciarlos de otros establecimientos de juego como los bingos. Esta última iniciativa se acompañará de la incorporación de la normativa estatal sobre publicidad de estas marcas, "más restrictiva" que la autonómica, ha indicado Hidalgo, si bien aún no hay fecha concreta.

La intervención de los populares ante este fenómeno, que ha crecido en los últimos años, acabará aquí, por el momento. El Gobierno de Ángel  Garrido se muestra contrario a poner coto a la expansión de estos negocios y regular su apertura a través de licencias, como ocurre, por ejemplo, con las farmacias. 

Tanto Hidalgo como el vicepresidente Pedro Rollán han querido templar la preocupación por el boom de esta actividad y han afirmado que Madrid se sitúa "por debajo de la media nacional" en el número de salones de juego (5,92 frente a 6,73 por cada 100.000 habitantes). La consejera, además, ha negado una mayor implantación en zonas económicamente deprimidas.

Consulta aquí más noticias de Madrid.