Tranvía en Lisboa
Imagen de un tranvía antiguo en Lisboa. Fidex2020/Wikipedia

Este domingo ha entrado en vigor en Portugal la nueva la ley sobre el alojamiento local (AL) que pone límites a los apartamentos turísticos estableciendo como requisito el registro de los mismos en el Registro Nacional de Alojamiento Local (RNAL), cuya licencia debe ser aprobada por los ayuntamientos que pueden además establecer áreas de contención, para combatir la gentrificación. En caso de incumplimiento, las multas oscilarán entre los 2.500 euros para las personas físicas y para las empresas entre 25.000 euros y 40.000 euros.

Aprobada el pasado 17 de julio por el Parlamento luso, buscar regular este tipo de alojamiento en los principales enclaves turísticos del país Lisboa, Oporto o el Algarve, después de que el año pasado se incrementara hasta un 33% esta modalidad de alojamiento, informa el Diário de Notícias.

La nueva legislación, que contó con los votos en contra del PSD y el CDS-PP y con la aprobación del Ejecutivo con algunas salvedades al documento, da a los municipios la posibilidad de aplicar zonas de contención en este tipo alojamiento. Además obliga a los dueños de estas viviendas a tener seguro, da poder a los condominios para autorizar la instalación de hostels --pueden tener en cuenta límites porcentuales en proporción de los inmuebles disponibles para vivienda-- y la posibilidad de poder pedir el cierre de alojamientos locales.

La ley también determina que el condominio puede asegurar el pago de una contribución adicional correspondiente a los costes derivados del aumento del uso de partes comunes, con un límite del 30% del valor anual de su cuota.

Las áreas de contención las tendrán que definir los municipios y ser reevaluadas, como mínimo, cada dos años. El mismo propietario sólo puede explotar un máximo de siete establecimientos de alojamiento local, criterio que se aplica desde la entrada en vigor de la nueva ley.

Primeros límites en Lisboa

En este contexto, el Ayuntamiento de Lisboa ha anunciado que suspenderá nuevos registros de viviendas de uso turístico en los barrios de Madragoa, Castillo, Alfama, Mouraria y Barrio Alto.

El volumen de viviendas de uso turístico y/o apartamentos legalizados, cuyo máximo rondaba los 1.000 registros por mes, ha superado todos los registros en los primeros 19 días de este mes, lo que ayuda a explicar la presión que existe en el sector de la vivienda en la capital lusa, donde se están registrando los mayores problemas de convivencia, según un estudio realizado por este diario local.

Se calcula que existen más de 70.000 apartamentos turísticos en Portugal. La mayoría están ubicados en Faro (29.703), Lisboa (20.512) y Oporto (8.957), según datos recabados de las diferentes plataformas por Turismo de Portugal.