Estas labores se enmarcan en el proyecto de control y erradicación de flora exótica invasora, puesto en marcha por la corporación insular en 2017 y que se prolonga a lo largo de este año.

La campaña de este año cuenta con un presupuesto superior al millón de euros y 49 trabajadores cualificados, repartidos entre nueve cuadrillas, para estas labores.

Una de las especies con las que más se ha trabajado durante el mes de septiembre ha sido el rabo de gato (Pennisetum setaceum), localizado en varios puntos de la geografía insular.

Las actuaciones consistieron en arrancar de forma manual los ejemplares, recurriendo a herramientas especializadas y siguiendo los protocolos establecidos para su posterior eliminación, con el fin de garantizar que no se dispersen posteriormente las especies por semillas o propágulos.

Asimismo, se ha colaborado con la Universidad de La Laguna en un estudio sobre la metodología más adecuada para el control del tojo (Ulex europaeus), preparando las parcelas sobre el terreno en la zona norte, y continuando en el resto de la isla con los trabajos, dentro de los espacios naturales protegidos y en sus inmediaciones para frenar su entrada.